Festival Low Cost de Benidorm
Una imagen del Festival Low Cost de Benidorm. ARCHIVO

 Los nueve festivales de música de verano más multitudinarios de España recibieron este año, entre julio y agosto, un total de 1.385.000 asistentes, un 3% menos con respecto al año pasado, ha informado la Asociación de Promotores Musicales (APM).

Arenal Sound, Rototom Sunsplash, Viñarock, Primavera Sound, FIB, Sónar, BBK Live, SOS 4.8 y Low Festival recibieron 42.000 personas menos respecto a las cifras registradas en las mismas citas en 2013.

Pese a la disminución de público, la APM hace un "balance positivo"

Para la APM, las cifras revelan un "estancamiento" relacionado con el incremento del IVA al 21%, aprobado hace ya casi dos años, que es catalogado como "un lastre" para el crecimiento de los festivales nacionales en espectadores y, sobre todo, en facturación.

El Arenal Sound de Burriana cerró su edición 2014, la quinta, con 250.000 personas, 30.000 menos que el año pasado. Por su parte, los cuatro días del Festival Internacional de Benicàssim (FIB) reunieron 120.000 asistentes, cuando en 2013 la cifra fue de 145.000 personas.

También el festival Sónar, que tuvo lugar en junio en Barcelona, recibió 12.000 asistentes menos que el año pasado, convocando este año a 110.000 personas, mientras el SOS 4.8 de Murcia, que celebró su VII edición, tuvo una asistencia de 70.000 personas, 20.000 menos que el año pasado.

Festivales que crecieron

En la cara opuesta se sitúan el Rototom, que recibió 10.000 espectadores más este año, con una asistencia de 250.000 asistentes, y otros como el Primavera Sound de Barcelona, que pasó de 170.000 a 190.000 personas en una edición marcada por la lluvia, o el BBK Live de Bilbao, con un récord de asistencia de 120.000 espectadores, 15.000 más que el año pasado.

Mientras, el Viñarock mantuvo una asistencia de 200.000 personas, similar a la del año pasado, al igual que el Low Festival, que logró la misma asistencia, 75.000 espectadores.

Pese a la disminución de público, la APM hace un "balance positivo", porque considera que los festivales "son uno de los motores principales de la industria del directo y una herramienta de promoción económica fundamental para las principales capitales españolas".

Falta de profesionalidad

Sin embargo, "a pesar de la buena salud" de los festivales, lamenta "diversos episodios que han puesto en evidencia la falta de profesionalidad" de algunas organizaciones de espectáculos en vivo, como la cancelación del Jiwapop 24 horas antes de su celebración, la anulación del Jarama Motor Sound y la cancelación a última hora del concierto de David Guetta en Mallorca.

La APM ha insistido que estos casos evidencian "la necesidad de crear una legislación" que organice a los profesionales del directo.

También destacan algunas mejoras en los servicios, a través de la aplicación de tecnologías como la popularización de las pulseras RFID, la integración de las redes sociales en la experiencia del espectador y la extensión del "streaming" para hacer llegar el festival más allá de sus fronteras físicas.

Señalan que otra de las "buenas noticias" es la aparición de nuevos festivales, como el Vida Festival o el 101 Sun Festival, que han destacado en sus primeras ediciones este año.