La Audiencia Provincial ha confirmado la pena de un año de cárcel para un hombre que empujó y pateó en la boca a un taxista que intentó auxiliar a una mujer con la que estaba discutiendo el acusado cuando ésta cayó al suelo.

Los hechos ocurrieron el 1 de julio de 2011 sobre las 22.00 horas, en Santander cuando el acusado, J.B.B., caminaba por una mujer de identidad desconocida por la calle del Río de la Pila.

Al llegar a la confluencia de esta calle con Guevara, la pareja discutió y la mujer se volvió hacia la parada de taxi que existe en esa esquina y cayó al suelo, donde acudió uno de los taxistas que allí estaban a auxiliarla.

Según se considera probado en la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, el acusado, que había vuelto la esquina, se dirigió al taxista "en tono insultante" y le "empujó" con "intención de menoscabar su integridad física".

El taxista cayó al suelo, momento en que el acusado le propinó una patada en la boca, tras lo que el agredido no pudo ponerse en pie y tuvo que ser auxiliado por sus compañeros.

Como consecuencia de la agresión, el hombre tubo una herida contusa en el labio inferior y una fractura en un tobillo, lesiones de las tardó en sanar 134 días, todos ellos impeditivos, y por las que precisó intervención quirúrgica. Como secuelas, le quedaron dos cicatrices en el tobillo y dolor en la zona.

Además de a la pena de prisión impuesta por el Juzgado de lo Penal Número 4 de Santander, este órgano judicial condenó al autor de este delito de lesiones a indemnizar al taxista con 9.700 euros y al Servicio Cántabro de Salud (SCS) por el coste del tratamiento y la asistencia médica, casi 8.800 euros.

El condenado presentó un recurso contra esta sentencia al entender que la juez del Juzgado de lo Penal había "elegido" la versión del taxista y sus testigos —"amigos" todos del agredido, según señala— y se había "olvidado" de la suya, si bien la Sección Tercera de la Audiencia Provincial lo ha desestimado.

Además, apuntaba que las lesiones que padeció "no se corresponden" con los hechos denunciados y añadía también que no hubo intención, con lo que lo ocurrido "no pasaría de ser una falta de lesiones por imprudencia", argumentos que ha rechazado la Audiencia, que ha confirmado la sentencia.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.