La consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, ha pedido este miércoles en el seno del Consejo Consultivo de Política Agrícola para Asuntos Comunitarios la inclusión de la patata entre los productos hortícolas españoles afectados por el veto ruso con el principal objetivo de que los productores puedan recibir ayudas e indemnizaciones por ese boicot.

Tras recordar que Castilla y León es líder en la producción de patata en España con un 30 por ciento y con unos rendimientos, además, superiores a los de campañas anteriores, Clemente ha insistido en la conveniencia de incluir este tubérculo entre los productos afectados por el veto ruso en unos momentos, además, de sobreproducción por unos mayores rendimientos y excedentes de países exportadores, como Francia o Alemania que pueden hacer bajar los precios del producto nacional.

Se trata, además, de una propuesta acordada el pasado lunes en la mesa de la patata de Castilla y León que la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, se ha comprometido a estudiar ya que, como ha explicado la propia consejera, es necesario estudiar y priorizar los productos susceptibles de recibir ayudas por parte de la CE con propuestas "serias y precisas" y lejos de las improvisaciones.

"Son productos en los que la campaña está empezando y, de hecho, en Castilla y León la patata se está arrancando", ha precisado la titular de la cartera de Agricultura, quien ha significado la decisión de Bruselas de doblar hasta 60 millones las ayudas a la promoción de alimentos para limitar los daños por el citado veto ruso.

Silvia Clemente ha recordado que la patata ya se vio afectada en 2013 por algunas medidas de paralización y de boicot por parte de Rusia, como ocurrió también con el porcino, de manera fundamental.

Según ha reconocido, la incidencia del actual veto ruso a las exportaciones agroalimentarias de Castilla y León es "relativamente pequeña" desde el punto de vista directo, ya que supone 15 millones de euros frente a los 1.500 millones del total, es decir un 1,07 por ciento.

Clemente ha aprovechado la ocasión para recordar recientes medidas acordadas para hacer frente al veto ruso, como la creación de un consorcio para la exportación de productos lácteos ante una posible incidencia en los próximos meses por los excedentes de otros países exportadores.

"Castilla y León tiene mercados importantes en Portugal, Francia o Reino Unido y allí debemos afianzar nuestras producciones para paliar los efectos en próximos meses", ha manifestado la consejera.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.