La Policía Foral ha detenido en los últimos días a un vecino de Sarriguren (Egües) como presunto autor de los delitos de trato degradante o malos tratos psíquicos, injurias y calumnias por insertar una docena de anuncios sexuales en una página web a nombre de su expareja.

El detenido es P.G.R., de 46 años, y cuenta con numerosos antecedentes policiales. Las diligencias las realiza el juzgado de Violencia contra la Mujer número 1 de Pamplona, ha informado el Gobierno foral en una nota.

La investigación policial comenzó a finales de octubre del año pasado, cuando una mujer presentó una denuncia en la Policía Foral en la que relataba que alguien había insertado una docena de anuncios en una página web que ofrecían, en su nombre, servicios sexuales. Tras ello, la denunciante había comenzado a recibir numerosas llamadas.

En un primer momento, la Policía Foral se centró en identificar al responsable de la publicación de dichos anuncios mediante el rastreo de las direcciones IP (código que identifica a los dispositivos informáticos que se conectan a una red) desde la que se habían insertado. El resultado de esta investigación determinó que el anuncio se habría podido publicar desde dos domicilios de un mismo bloque de la Comarca de Pamplona.

La Policía Foral también obtuvo las direcciones de correo electrónico que habían sido empleadas por quien publicó los anuncios para darse de alta como usuario en esa página web. Los agentes descubrieron que una de estas direcciones se empleaba en distintos espacios de internet para ofrecer servicios de obras en viviendas.

Puestos en contacto con el anunciante, los agentes solicitaron un presupuesto para una supuesta obra en un inmueble y propiciaron un encuentro con esta persona. Tras identificarle, comprobaron que era expareja de la denunciante y que era vecino de los dos domicilios cuyas IP habían sido identificadas.

Según la investigación policial, el detenido había conseguido acceder a los routers (dispositivo que proporciona servicios de internet) de sus vecinos y aprovechaba sus conexiones para insertar los anuncios, intentando ocultar así el lugar desde el que realmente se conectaba a la red.

A propósito de esta actuación, la Policía Foral quiere alertar a la ciudadanía de un fenómeno delictivo en auge conocido como revenge porn o 'porno vengativo', que consiste en la publicación en internet de información, fotografías o vídeos íntimos de otras personas, generalmente exparejas.

Con esta práctica, se pretende humillar y vejar a personas con las que se ha mantenido una relación sentimental mediante la publicación de contenidos, reales o no, sin su consentimiento. En ocasiones, estos contenidos, además, se enlazan a perfiles reales de las víctimas en las redes sociales para lograr un impacto mayor.

El 'porno vengativo' atenta contra el derecho a la intimidad y a la propia imagen, supone una revelación de secretos y conlleva injurias, calumnias o usurpación del estado civil. Este tipo de acciones acarrean graves consecuencias para la vida personal, social o laboral de la víctima. De hecho, hay páginas en internet que alojan específicamente este tipo de contenido, así como plataformas que están luchando contra estas conductas, como 'End Revenge Porn'.

La Policía Foral recuerda a los ciudadanos que una vez que se publica una información, un contenido gráfico o audiovisual en la red se pierde el control sobre él, pudiendo ser modificado o difundido por terceras personas. Asimismo, anima a denunciar de inmediato cualquiera de estas conductas y recuerda que toda actividad que se realiza en internet deja rastros que pueden ser investigados para dar con los autores.

Consulta aquí más noticias de Navarra.