El profesor de la Universidad de Huelva (UHU) Joaquín Rodríguez Vidal se ha mostrado convencido este miércoles de que los resultados derivados del descubrimiento relativo a que los neandertales tenían capacidades creativas supone "toda una revolución" puesto que el hallazgo de ese grabado en la roca de una cueva de Gibraltar evidencia que esta especie "pensaba", por lo que se plantea la idea de concebir a los neandertales como "una especie humana inteligente, con habilidades e inquietudes semejantes a las nuestras, y con hábitos que posiblemente copiamos".

En rueda de prensa en Huelva junto al decano de la Facultad de Ciencias Experimentales de la UHU, Rafael Torronteras, Rodríguez Vidal ha explicado que el estudio de un grabado en la roca en la Cueva de Gorham's en Gibraltar considera que la impresión de líneas cruzadas fue creada por neandertales y representa la capacidad de los neandertales para la expresión abstracta.

A su juicio, este hallazgo es como "la Piedra Rosetta", "la clave" para otros paleontólogos que se lancen a descubrir cosas parecidas o nuevas sobre esta capacidad.

De este modo, ha resaltado la importancia de este descubrimiento, el cual fue "casual", en esa zona ya que de hecho, el Gobierno inglés propondrá a la Unesco tres lugares para su declaración como Patrimonio de la Humanidad y uno de ellos serán las cuevas de la cara este de Gibraltar, donde se encuentran registros de los neandertales.

Así, desde la Universidad de Huelva, según ha explicado Rodríguez Vidal, colaborarán para la propuesta y el informe correspondiente ante la Unesco al ser este hallazgo "el primer grabado del mundo certificado como neandertal". Ha añadido que los neandertales y el hombre moderno coinciden en el norte, por ejemplo, de la Península Ibérica, entre otros territorios, por lo que se ha preguntado quién aprendió de quién.

Del mismo modo, el experto ha remarcado que se trata de un grabado "simple" que pudo llevar al neandertal que lo realizó, el cual sería diestro por el rastro, una hora de trabajo y pasar el siles como unas 50 veces por una de las rayas del grabado, lo que pone de relieve que lo realizó de forma consciente y no es una rayado fruto de un corte sobre el alimento o similar, según ha precisado.

"Las habilidades creativas de los neandertales ha sido el descubrimiento que ha cambiado la percepción que teníamos sobre nuestros antepasados", ha dicho. Ésa es la principal conclusión del proyecto de investigación que durante varios años se ha venido realizando en la cueva de Gortham's, en Gibraltar. Una cueva que cuenta con un registro sedimentario de casi 20 metros de espesor, y que nos cuenta los últimos 100.000 años de esta historia neandertal, incluso de la ocupación posterior por los humanos modernos.

Repercusión internacional

Estas conclusiones de "repercusión internacional", en las que el profesor de la Universidad de Huelva Joaquín Rodríguez Vidal "ha jugado un importante papel", salen ahora a la luz a través de la prestigiosa revista científica PNAS (Proceedings of the National American Society of USA).

El inicio de la historia de este descubrimiento se remonta a 2005, en esa fecha, en la parte más interna y elevada de la cueva se excavaron los niveles con industria Musteriense más reciente del planeta, publicado en 2006 en la revista 'Nature'.

Así, las excavaciones arqueológicas durante los años 2010-11 consiguieron alcanzar el lecho rocoso y fue ahí donde el arqueólogo Francisco Giles Pacheco, —antiguo director del Museo del Puerto de Santa María y Director de estas excavaciones—, observó unas líneas entrecruzadas, grabadas en la roca, de aspecto poco natural. Los trabajos de investigación sobre la naturaleza de dichas marcas comenzaron de inmediato y se han prolongado durante dos años, hasta ser ahora finalmente publicados en la revista 'PNAS'.

Esta investigación ha sido coordinada y dirigida por los responsables del 'Gibraltar Cave Project', el profesor Joaquín Rodríguez Vidal de la Universidad de Huelva y el director del Gibraltar Museum, profesor Clive Finlayson.

De este modo, el trabajo demuestra, "de una manera fehaciente", que los últimos moradores neandertales de Gorham's tenían un lugar privado en la cueva donde realizar sus representaciones gráficas, fruto de un pensamiento abstracto. Grabados precisos y maestros, realizados con una punta o filo de un instrumento lítico, tras rozar con la roca en multitud de pasadas sucesivas.

Las pruebas analíticas realizadas por el profesor Francesco d'Errico, de la Universidad de Bordeaux, demuestran que fueron necesarias entre 200 y 300 pasadas de buril hasta realizar el grabado completo. "Un esfuerzo continuado e intencionado con una finalidad que, por ahora, desconocemos", según ha añadido Rodríguez Vidal.

El grabado cubre una superficie de unos 300 centímetros cuadrados y se realizó sobre una pequeña plataforma horizontal de roca en el suelo. El dibujo es una trama rectangular incompleta de ocho líneas grabadas principales entrecruzadas, oblicuamente cortadas por otros grupos de líneas cortas, finas y menos profundas.

En definitiva, el hallazgo es un descubrimiento "largamente anhelado" por una parte importante de la comunidad científica de paleoantropólogos y por los interesados en la evolución humana.

Las investigaciones recientes, en estas y otras cuevas europeas, han estado cerrando un cerco estrecho alrededor de la idea de concebir a los Neandertales como "una especie humana inteligente, con habilidades e inquietudes semejantes a las nuestras, y con hábitos que posiblemente copiamos", ha reiterado.

Consulta aquí más noticias de Huelva.