La Delegación de la Junta en Cádiz ha criticado "nuevas intrusiones de militares en recintos que son titularidad del Gobierno andaluz y que están catalogados como Bien de Interés Cultural (BIC)". En esta ocasión, la "intromisión" ha tenido lugar en el Castillo de Matrera, situado en la localidad de Villamartín, donde "se ha podido observar el aterrizaje y despegue periódico de helicópteros de gran porte pertenecientes al Ejército español".

En un comunicado, la Junta recuerda que ya envió hace un mes una queja formal al subdelegado del Gobierno, Javier de Torre, por la "intrusión" de un grupo de militares en el recinto que conforma el Conjunto Arqueológico de Baelo Claudia en Tarifa, "sin que hasta la fecha se haya obtenido respuesta sobre si se han iniciado acciones o se han tomado medidas al respecto".

Explica que el presente caso parte de la queja del propio Ayuntamiento de Villamartín, que a finales de junio remitió un informe a la Delegación Territorial de Educación, Cultura y Deporte en el que se señalaba que los vecinos habían venido observando, y después habían podido ratificarlo técnicos municipales, que desde hace un tiempo se estaba produciendo el aterrizaje y despegue en este recinto fortificado catalogado BIC.

Recuerda que en abril de 2013 se produjo un derrumbe de la parte de la Torre del Homenaje de dicha fortificación, por lo que actualmente se están ejecutando por parte de los propietarios obras de consolidación del enclave.

Según el informe del Ayuntamiento, hay denuncias ciudadanas de los dos últimos años, incluso documentadas con pruebas gráficas, que después pudieron ratificar también los propios técnicos municipales que fueron testigos de una de estas "intrusiones" el pasado día 26 de junio.

La Delegación del Gobierno de la Junta en Cádiz también se ha quejado ante la Subdelegación del Gobierno por estos hechos "ocurridos en unos terrenos que no tienen carácter militar y que poseen un alto valor patrimonial, y en los que se levanta una estructura debilitada y en proceso de reforma", tal como ha recalcado el delegado de la Junta en Cádiz, Fernando López Gil.

López Gil, en la misma línea que ya se recogía en la queja enviada en julio, lamenta que "los efectivos militares estén realizando de forma consciente intrusiones en zonas cerradas de titularidad de la Junta de Andalucía con contenidos de alto interés arqueológico, unos bienes que por causa de estas acciones podrían verse deteriorados, sobre todo si están en proceso de rehabilitación como ocurre en el caso del Castillo de Matrera".

En su escrito al Estado de hace un mes, el delegado hacía hincapié en "la gravedad de este tipo de conductas que no solo invaden espacios de titularidad de la Junta, sino que además suponen un riesgo y una amenaza de daños para las piezas arqueológicas o Bienes de Interés Cultural que en estas zonas se contienen".

Recalcaba, además, que "por estas actuaciones reiteradas se han cursado las oportunas denuncias a la Guardia Civil", lo que no excluye que se traslade al Estado "una queja al respecto con el deseo de que se dicten las instrucciones oportunas para que cesen de inmediato estas conductas que no hacen más que perjudicar un patrimonio cultura de todos los gaditanos".

Consulta aquí más noticias de Cádiz.