El secretario de Escuelas Católicas de Castilla y León, Antonio Guerra, ha reclamado este miércoles una partida adicional que permita hacer frente al aumento de la inversión necesaria para la correcta implantación de la Formación Profesional básica que ordena la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE).

Según ha explicado Guerra, la inminente implantación de la FP básica, donde se pasará de un curso académico a dos, es uno de los cambios "más complejos" que contempla la nueva ley de Educación ya que obligará a los 20 centros de Escuelas Católicas autorizados para ofrecer este ciclo a invertir en la adecuación y ampliación de los medios materiales y humanos por esa duplicación de los cursos académicos, a lo que se añade la obligación de contratar a licenciados cuando hasta ahora las tradicionales PCPI se impartían por maestros y expertos.

Guerra ha pedido a la Junta de Castilla y León y al Ministerio de Educación que tengan en cuenta esta situación y doten a los centros de Escuelas Católicas de una partida presupuestaria adicional que asegure que esos cambios se puedan llevar a cabo de manera adecuada, desde el cálculo de que tendrán que invertir unos 6.000 euros en materia de infraestructuras, equipamiento y local.

Dicho esto, el secretario autonómico de Escuelas Católicas se ha mostrado convencido de que la Junta ha recibido del Gobierno una "dotación suficiente" para afrontar los cambios que implica la LOMCE y que afectarán también a 1º, 3º y 5º de Primaria, por lo que espera que se escuchen las demandas de este colectivo.

"Esperamos que la Junta, si los presupuestos van un poco mejor, cumpla su compromiso para centros en crisis", ha reclamado Antonio Guerra, quien ha abogado también por retomar el acuerdo sobre orientación en centros concertados y por incrementar la partida autonómica de 'otros gastos' de los presupuestos generales del Estado, donde hay una desviación del 30 por ciento en una partida que "nunca se ha incrementado".

Material de ayuda para los trabajadores

Guerra ha reconocido asimismo que la implantación de la nueva ley de Educación será "un poco complicada" en esos ciclos en los que ha habido que modificar el currículo ya que, según ha lamentado, muchos materiales aún no se han diseñado lo que ha derivado en un trabajo "extra" para los profesores. En este sentido, ha echado en falta el diseño de materias comprometido por la Junta a través de su página web y que podría servir "de gran ayuda" para la labor de los docentes en el nuevo curso.

Escuelas Católicas arrancará el curso escolar 2014-2015 con un total de 105.000 alumnos, un 0,24 por ciento más que en el anterior, lo que supone un aumento de la escolarización por cuarto año consecutivo para este tipo de enseñanza privada-concertada "a pesar del descenso demográfico de la Comunidad, con una bajada de nacimiento en los últimos años".

Según ha significado el director del departamento de Innovación Educativa, Leandro Roldán, esa proporción de escolarización en los colegios concertados de Castilla y León se hace más evidente en las etapas educativas iniciales, con un 35 por ciento de los alumnos escolarizados en las etapas de Educación Infantil, Primaria y ESO —en total Escuelas Católicas acapara el 30 por ciento de las matrículas en todos los ciclos—.

Para Leandro Roldán, este aumento del alumnado en las primeras etapas supone también una recompensa al "gran esfuerzo" realizado desde las Escuelas Católicas para implantar la formación educativa desde los 0 años.

Según sus datos, en el nuevo curso se mantendrán prácticamente el número de centros (196) y de aulas con un total de 4.425 unidades, cinco menos que en el periodo lectivo 2013-2014, si bien se podría caer alguna más tras el inicio de las clases. Roldán ha trasladado el compromiso de Escuelas Católicas con la sociedad de Castilla y León en el aumento del 3,4 por ciento en las contrataciones, con 9.465 trabajadores en estos centros entre profesores, directivos y personal de administración y servicios.

Respecto al inicio de las clases en los ciclos superiores de Bachillerato y FP, los responsables de Escuelas Católicas han reconocido que todavía no hay datos sobre matriculaciones ya que en algunos ciclos están en época de exámenes si bien han recordado que en el curso 2012-2013 los centros privados-concertados consiguieron más alumnos, "en contra de lo que se podía pensar por la crisis".

Finalmente, han constatado el cumplimiento de la ley en todo lo relacionado con donaciones a los centros privados-concertados, donde las últimas inspecciones no han detectado incidencias "ni sanciones de ningún tipo", si bien han admitido que en otros momentos se han podido cometer algunos errores por algunos centros, pero no de manera generalizada, han insistido.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.