Niño con una mochila
Un niño con una mochila, camino del colegio. GTRES

La vuelta al cole puede ser demasiado peso para los niños… literalmente. Se inicia el curso escolar y el peso de las mochilas de los chavales vuelve a ser tema de atención. Tanto como que un tercio de los escolares carga más del 30% de su peso corporal en la mochila de camino al colegio, cuando lo recomendable es no superar el 10%.

Así aumenta el riesgo de que padezcan estos dolores al ser adultosEs el dato de un estudio que ha citado el presidente de la Fundación Kovacs, Francisco M. Kovacs, durante la presentación de la 'Campaña de prevención de las dolencias de espalda en los escolares', dirigida a niños de entre seis a diez años y organizada con la Organización Médica Colegial (OMC).

Según investigaciones científicas, antes de los 15 años cerca del 51% de los chicos y más del 69% de las chicas ya han padecido dolor de espalda, lo que "limita sus actividades diarias y aumenta significativamente el riesgo de que padezcan estos dolores de forma crónica al ser adultos". En palabras de Kovacs, "con el paso del tiempo el dolor tiende a aumentar de intensidad y extenderse a otras zonas, por lo que conviene controlarlo desde edades tempranas".

El vicepresidente del Consejo General de Colegios de Médicos, Serafín Romero, recomienda a los niños cargar la mochila en la zona lumbar, repartiendo el peso simétricamente en los hombros, y tan cerca del cuerpo como sea posible, sujetándola con un cinturón de manera que no se bambolee". No obstante, hace hincapié en que "es mejor arrastrarla con ruedas que cargarla en la espalda".

"La medida más eficaz para la prevención de las dolencias de espalda es la realización de ejercicio", subraya Kovacs. En concreto, es recomendable "realizar deporte como mínimo dos veces a la semana, en días no seguidos, durante un total de tres horas semanales como mínimo". El responsable de la fundación asegura que "no hay un ejercicio mejor que otro, todos son igual de efectivos si se incorporan desde la niñez en el día a día como algo habitual". Pero si se elige un deporte que divierta, será más fácil mantenerlo en el tiempo.

A nivel competitivo el deporte eleva el riesgo de padecer dolor de espaldaSin embargo, la práctica muy intensa de deporte a nivel competitivo "aumenta el riesgo de padecer dolor de espalda, probablemente porque facilita las sobrecargas, lesiones o desequilibrios musculares", ha alertado. Por ello, los jóvenes deportistas de élite "deben seguir programas de entrenamiento adecuados, que eviten prácticas potencialmente lesivas para su espalda, y seguir estrictamente las pautas marcadas por sus entrenadores".

Estudios internacionales demuestran que los escolares que tienen taquillas en sus colegios padecen menos dolores de espalda, ya que no se ven obligados a transportar tanto peso de forma habitual.

En este sentido, Serafín Romero destaca la necesidad de que las Administraciones "implanten políticas como la incorporación de taquillas en los colegios, así como la adaptación de las sillas para una mayor comodidad de los alumnos, la distribución de los libros para que el peso sea coherente", etc.