La diputada del PP María Teresa Gómez-Limón
María Teresa Gómez-Limón, diputada del PP en la Asamblea de Madrid, durante una intervención en televisión. RTVE

María Teresa Gómez-Limón, diputada en la Asamblea de Madrid y superviviente del accidente del tren de Santiago, abandona el Partido Popular.

Según ha confirmado a 20minutos, la exlíder del CDS va a registrar a lo largo de este miércoles su baja de la formación, su renuncia al aforamiento y su petición para que el parlamento autonómico la adscriba al Grupo Mixto, integrado por los diputados que han dejado de pertenecer al partido por el que fueron elegidos y aquellos que no han logrado el número suficiente de escaños para tener un grupo propio.

No voy a salir por la puerta de atrás como los de la Gürtel o los que tienen dinero en SuizaEn su escrito de renuncia, al que ha tenido acceso este diario, Gómez-Limón justifica su marcha en "las conductas totalmente opacas y obstruccionistas" del PP en la investigación del accidente del Alvia 01455, en el que fallecieron 79 personas y 140 resultaron heridas. También en la "violación de los derechos humanos" cuando la Policía impidió a familiares de las víctimas participar en el acto de homenaje celebrado el pasado 24 de julio en Santiago.

La todavía diputada autonómica no se queda ahí. Entre los motivos políticos que le han llevado a tomar esta decisión también se encuentra la "falta de transparencia" de la dirección nacional del PP en el caso de la supuesta contabilidad B; o el hecho de sentirse "engañada" por los recortes que ha acometido el presidente de la Comunidad, Ignacio González, "perjudiciales" para los madrileños y que no aparecían en el programa electoral de la formación.

Por último, cita la "imposibilidad de podar votar en libertad" en contra de estas medidas y la situación de "aislamiento y desprecio" a la que asegura haberse visto sometida por sus compañeros por discrepar de la "posición oficial".

En conversación con este diario, la todavía diputada confirmó que conservará su asiento en la Asamblea hasta las elecciones autonómicas y municipales que tendrán lugar en mayo de 2015. El motivo, subraya, no es conservar el salario, sino representar los intereses de los ciudadanos. Después, abandonará la política.

"No puedo compartir partido con quienes mandan a los antidisturbios contra las víctimas de un accidente ni con quienes no dan explicaciones sobre la corrupción. Me quedo en el escaño hasta que acabe la legislatura porque no he hecho nada malo. No voy a salir por la puerta de atrás como los de la Gürtel o los que tienen dinero en Suiza. Voy a trabajar por los ciudadanos, como hasta ahora", zanjó.

La 'sustituta' de Aguirre

Teresa Gómez-Limón (Madrid, 1948) no es una diputada al uso. Se doctoró en Psicología y es Máster en la especialidad legal y forense por la Universidad Complutense. Ha ejercido como perito del Juzgado Nº 5 de violencia sobre la mujer y fue profesora en la Universidad Autónoma, por lo que su intención es volver a su vida profesional.

Su figura es conocida fuera de Madrid desde mucho antes del accidente. Como presidenta y candidata electoral de un reconstruido CDS —donde militó desde 1988, aún con Suárez— se dio con Mariano Rajoy el apretón de manos que selló la integración del partido en el PP en 2006. A pesar de ello, sus compañeros en la Cámara madrileña siempre la consideraron "independiente". No en vano, se declara abiertamente republicana y siempre ha defendido la igualdad de derechos para las personas homosexuales.

"Desleal es el corrupto" contestó cuando le reprocharon que pidiera explicaciones por la caja BEn enero de 2013, en pleno escándalo por la contabilidad B del Partido Popular, envió a Rajoy un burofax en el que le exigía que hiciese pública la lista de cargos de Génova 13 que habría cobrado sobresueldos en negro, tal y como aseguraba el extesorero de los populares, Luis Bárcenas.

Gómez-Limón, que había regresado a la Asamblea para cubrir la baja de Esperanza Aguirre cuando esta decidió abandonar la primera línea, recibió entonces las críticas de sus jefe en la Asamblea, el portavoz Íñigo Hernríquez de Luna, que la calificó públicamente de "desleal". "Desleal es el corrupto", contestó la señalada en una entrevista concedida a 20minutos.

Su figura volvió a saltar a los medios de comunicación tras el descarrilamiento del Alvia 01455 en la curva de A Grandeira, el 24 de julio del mismo año. Como pasajera del convoy, sufrió fracturas vertebrales, en el esternón y en una pierna. Su hijo, precisamente, encabeza la Plataforma Víctimas Alvia 01455.

La diputada reclamó la dimisión de los presidentes de Adif y Renfe y exigió al PP que impulsase una comisión de investigación en el Congreso para depurar todas las responsabilidades, algo que nunca se produjo.  Inclusó habló de un "pacto tácito" entre PP y PSOE para silenciar a las víctimas. A partir de ahí, cayó en desgracia y fue apartada por sus compañeros de partido. Cuando algunos le recriminaron su actitud beligerante, respondió: "He estado a punto de morir, he visto muchos muertos y seres humanos en trozos a mi alrededor, y lo que piense el partido me importa una mierda".

Consulta aquí más noticias de Madrid.