Rubalcaba, emocionado
El secretario general saliente del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, se ha despedido entre lágrimas en el congreso extraordinario socialista. J.J. Guillen / EFE

El exlíder del PSOE Alfredo Pérez Rubalcaba ha renunciado este martes a su escaño de diputado en el Congreso, después de más de dos décadas, para regresar a la universidad a dar clase, han informado a fuentes socialistas.

Rubalcaba ya anunció el pasado 26 de junio que iba a abandonar la política en septiembre para incorporarse a la Universidad, en concreto a la facultad de Químicas de la Complutense de Madrid, tras 21 años como diputado.

Rubalcaba dijo que no había otro puesto "más importante, relevante y gratificante" que el de diputado, y que estos años en el Palacio de la Carrera de San Jerónimo habían sido "un honor" para élEl anuncio llegó justo un mes después de convocar un congreso extraordinario para dejar la Secretaría General del PSOE, tras la derrota de los socialistas en las elecciones europeas del pasado 25 de mayo.

Desde entonces, el PSOE ha celebrado una consulta a las bases para elegir a su nuevo líder, que ganó el diputado madrileño Pedro Sánchez, confirmado en el cargo por el congreso federal extraordinario a finales de julio.

Se da la circunstancia de que el siguiente en la lista del PSOE por Madrid, por donde fue cabeza de lista Rubalcaba en los comicios generales de 2011, es el exdirector de la Fundación Ideas, Carlos Mulas, el exmarido de la falsa columnista Amy Martin.

No obstante, en la dirección federal socialista confían en que Mulas no recoja el acta y que el escaño de Rubalcaba sea ocupado finalmente por la siguiente en la lista, María Virtudes Cediel Martínez.

Cuando comunicó que abandonaría el Congreso en septiembre, Rubalcaba, de 63 años, subrayó que no había otro puesto "más importante, relevante y gratificante" que el de diputado, y dijo que estos años en el Palacio de la Carrera de San Jerónimo habían sido "un honor" para él.

Tras 21 años como diputado, y después de haber sido vicepresidente del Gobierno, ministro, portavoz del grupo socialista y, en los dos últimos años y medio, secretario general del PSOE, Rubalcaba creyó que había llegado el momento de dar el paso atrás definitivo.