Congreso de cardiología
Dos asistentes se retratan ante el edificio en el que se celebra el congreso de la Sociedad Europea de Cardiología, que se celebra en Barcelona. GUILLEM SÁNCHEZ/ACN

El nuevo fármaco para la insuficiencia cardiaca LCZ696 de Novartis —aún en fase de investigación—, que reduce en un 20% la mortalidad y mejora la calidad de vida, podrá beneficiar durante su primer año en el mercado a unos 20.000 enfermos con fracción de eyección reducida —o deprimida— (IC-FER) y cumplan con una serie de criterios clínicos.

Se ha presentado en Barcelona, donde se celebra el principal congreso europeo de cardiologíaEn rueda de prensa este domingo durante el congreso de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC), en el que hasta el miércoles participan más de 30.000 especialistas de todo el mundo, el jefe de la Unidad de Insuficiencia Cardiaca y Trasplante Cardíaco del Hospital de Bellvitge, Nicolás Manito; el presidente de la Sociedad Catalana de Cardiología, Antoni Bayés-Genís, y la médico del Área Cardiovascular y Metabolismo de Novartis, Gemma Gambús, entre otros, han presentado los resultados del ensayo de referencia 'Pardigm-HF' sobre el LCZ696, que arrancó en diciembre de 2009 y culminó en marzo de 2014.

El estudio ha concluido que el LCZ696 logra reducir el número de muertes por causas cardiovasculares en un 20%, en comparación con los pacientes que recibieron IECA enalapril —Inhibidores de la Enzima Convertidora de Angiotensina—, además de reducir en un 21% el número de hospitalizaciones por insuficiencia cardiaca, y en un 16%, el riesgo de mortalidad por cualquier causa.

El 7% de los españoles padece IC, porcentaje que se dispara hasta el 18,7% entre los mayores de 75 años Al ensayo se han sometido un total de 8.442 pacientes que sufrían una insuficiencia cardíaca con fracción de eyección reducida —supone la mitad de todas las insuficiencias— y, además, era de carácter leve o moderado, estaban en tratamiento médico y tenían biomarcadores y diagnósticos de insuficiencia. Según ha explicado Manito, estos criterios determinarán el perfil de los pacientes a los que se administre el medicamento cuando salga al mercado. Novartis tiene previsto presentar la solicitud de autorización comercial ante la FDA estadounidense a finales de 2014, y ante la UE a principios de 2015.

La insuficiencia cardíaca, que es una enfermedad debilitante y potencialmente mortal en la cual el corazón no puede bombear suficiente sangre, afecta a más de 26 millones de personas en todo el mundo, y una de cada cinco personas mayores de 40 años desarrollará esta patología en su vida. El estudio de Novartis sostiene que la mitad de los pacientes con insuficiencia cardíaca muere cinco años después del diagnóstico y esta patología supone la primera causa de hospitalización en mayores de 65 años en España. El 7% de los españoles padece insuficiencia cardíaca, porcentaje que aumenta hasta el 18,7 % entre los mayores de 75 años.

Mejora la calidad de vida

Bayés-Genís ha expuesto que este fármaco también "mejora la calidad de vida de los pacientes" porque reduce los reingresos hospitalarios —ninguna enfermedad crónica provoca este nivel de rehospitalizaciones—, los enfermos se encuentran mejor y tienen una autopercepción de mejor calidad de vida, según los cuestionarios comparativos que pasaron a los participantes.

 El 30% de muertes anuales son cardiovascularesHa calificado la insuficiencia cardíaca (IC) de "epidemia en prevalencia", puesto que el 30% de muertes anuales son cardiovasculares, de las que 18.500 son por este tipo, superando al infarto —17.000 muertes—. De hecho, esta patología que provoca de dos a tres veces más muertes que algunos cánceres avanzados, como el de vejiga o el de mama, y que constituye un importante problema de salud pública en el mundo dada su alta incidencia. En España, sufren IC 1,3 millones de personas: el perfil es un hombre —70%— de 66 años y con muchas patologías asociadas.

La reducción de los reingresos hospitalarios también repercutirá en los "costes económicos del sistema sanitario", ha pronosticado Manito, puesto que los reingresos suelen ser del 40% en los tres primeros meses. Se calcula que cada año la insuficiencia cardíaca cuesta 78.000 millones de euros a la economía mundial, principalmente por los gastos derivados de la hospitalización, y en España esta dolencia representa aproximadamente el 2% del total del gasto sanitario.

Desde hace diez años no había un tratamiento para la insuficiencia cardíaca de este tipoEl presidente de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), José Ramón González-Juanatey, ha asegurado que este estudio es "la estrella" del congreso, puesto que hasta ahora todos los fármacos bloqueaban sistemas, y el LCZ696 estimula las defensas naturales del individuo.

"Desde hace diez años no había un tratamiento para la insuficiencia cardíaca de este tipo", ha celebrado el jefe del Servicio de Cardiología del Hospital La Paz, Jose Luis Lopez-Sendon, si bien ha llamado a no exagerar las expectativas, puesto que los enfermos deben tener las características del estudio. En este sentido, Gambós ha subrayado que aún están trabajando en los criterios de inclusión y exclusión en el proceso de aprobación.