El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha confirmado este jueves que la economía española aceleró su recuperación en el segundo trimestre del año (entre abril y junio) al registrar un crecimiento del PIB del 0,6%, dos décimas superior al logrado en el primer trimestre (0,4%). Este crecimiento se debe a un mayor impulso de la demanda interna, que se refleja en la subida del 0,7% del consumo de los hogares y en el avance del 0,5% de la inversión.

Según la Contabilidad Nacional Trimestral publicada por el organismo estadístico, la tasa interanual avanzó un 1,2%, siete décimas más que en el trimestre anterior,  lo que se explica por un aumento de la demanda interna de 1,9 puntos, mientras que el sector exterior restó 0,7 puntos al crecimiento. Se trata de la segunda tasa positiva tras diez trimestres consecutivos de retrocesos interanuales. Luis de Guindos ha avanzado que el PIB crecerá cerca del 1,5% este año, tres décimas más de lo anunciado en abrilCon el alza trimestral del PIB entre abril y junio, la economía española ya acumula cuatro trimestres consecutivos de avances, lo que ha llevado al Gobierno a anunciar que revisará al alza sus previsiones macroeconómicas.

En concreto, el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha avanzado que el PIB crecerá cerca del 1,5% este año, tres décimas más de lo anunciado en abril, y alrededor del 2% en 2015, dos décimas más de lo calculado inicialmente. Estas nuevas previsiones se aprobarán en septiembre y servirán de base para los Presupuestos Generales del Estado.

El INE ha explicado que la aceleración en la variación interanual del PIB es consecuencia de una mayor aportación de la demanda nacional (1,9 puntos frente a 0,7 puntos en el trimestre anterior), frente a la reducción en cinco décimas de la contribución de la demanda externa, que pasa de -0,2% a -0,7 puntos).

El consumo y la inversión tiran del PIB

El consumo de los hogares mostró en el segundo trimestre del año un crecimiento trimestral del 0,7%, superior en dos décimas al del trimestre anterior (0,5%) y ya suma cinco trimestres consecutivos en positivo. No obstante, fue el gasto de las instituciones sin fines de lucro al servicio de los hogares el que registró el mayor avance trimestral, un 1,2%, tras el retroceso del 1,2% experimentado en el primer trimestre.

Las administraciones públicas, por su parte, echaron el freno en el gasto y lo aumentaron un 0,1% entre abril y junio, frente a la notable subida del 4,4% del primer trimestre del año. La inversión, por su lado, se incrementó un 0,5% respecto al trimestre anterior, frente al descenso del 0,7% del primer trimestre, con un avance del 0,9% en la inversión en construcción, su primera tasa positiva en mucho tiempo, y un crecimiento del 2% en la inversión en bienes de equipo.

El empleo aumentó el 0,8% interanual, un incremento neto de aproximadamente 127.000 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo en un añoEl empleo aumentó el 0,8% interanual, lo que supone un incremento neto de aproximadamente 127.000 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo en un año, en tanto que en comparación trimestral el crecimiento fue del 0,6%. Respecto al año anterior el aumento del consumo de las familias se elevó al 2,4% como consecuencia de una mejora generalizada de en todos sus componentes, algo menos en el caso de los bienes duraderos, mientras que el gasto de las administraciones públicas subió el 1,1%.

La inversión creció el 1,2%, 2,4 puntos por encima del trimestre anterior, impulsada fundamentalmente por la demanda de bienes de equipo y la importante moderación de la caída de la inversión en construcción. No obstante, en comparación trimestral la construcción repuntó el 0,9% como consecuencia de la evolución tanto de la inversión en vivienda como en ingeniería civil.

La contribución de la demanda exterior profundizó su caída, ya que tanto las exportaciones de bienes y servicios como las importaciones presentan crecimientos interanuales inferiores a los del trimestre precedente. Las exportaciones pasan de crecer del 7,4% interanual al 1,7%, al tiempo que disminuye el gasto en territorio nacional de los no residentes. Las importaciones también desaceleran el avance interanual, a pesar del tirón de la demanda interna, fundamentalmente por la menor compra de bienes en el exterior, si bien el gasto de los residentes nacionales en el resto del mundo se incrementó en más de seis puntos.

Sin embargo, en comparación trimestral se observa un repunte tanto de las exportaciones como de las importaciones entre abril y junio. Por el lado de la oferta, la industria y los servicios registraron un comportamiento mejor que en el trimestre precedente, mientras que la agricultura vuelve a caer y la construcción sigue en negativo, aunque desciende menos.

La industria, la construcción y los servicios, los sectores más favorables

En consonancia con la actividad, la evolución del empleo es más favorable en la industria, la construcción y los servicios, aunque los dos primeros todavía tienen menos ocupados y asalariados que hace un año.

La remuneración de los asalariados creció en 1,6% anual, como consecuencia del aumento del número de empleadosLos mayores incrementos de ocupados se produjeron en algunas de las ramas de servicios, como en las actividades inmobiliarias y profesionales (3,3%) y en el comercio, transporte y hostelería (1,9%). La tasa anual de las horas efectivamente trabajadas cayó el 0,4%, mientras que el crecimiento de la productividad aparente por hora trabajada se incrementó el 1,6%.

La remuneración de los asalariados creció en 1,6% anual, fundamentalmente como consecuencia del aumento del número de empleados, dado que la remuneración media sólo aumentó el 0,3%. La variación anual del coste laboral unitario se situó este trimestre a cero, si bien el deflactor implícito del PIB está cuatro décimas por debajo. Un deflactor del PIB del -0,4% implica que la economía creció a precios corrientes el 0,8% anual, frente al 1,2% calculado a precios de mercado.