Julio Cortázar
Julio Cortázar en una imagen tomada en 1967. SARA FACIO

Argentina celebra a ritmo de jazz, con trazos de cómics, brillos de fotos, reedición de libros, conferencias y la colocación de una estatua en la Biblioteca Nacional el centenario del nacimiento del escritor Julio Cortázar.

"Nada está perdido si se tiene el valor de proclamar que todo está perdido y hay que empezar de nuevo", se lee como cita de Rayuela en la escultura inaugurada hoy en el parque de la Biblioteca Nacional, en Buenos Aires.

La escultura, con rasgos fuertes, cortes abruptos y que muestra a un Cortázar sentado, es obra de la joven argentina Yamila Cartannilica.

"Es uno de mis autores predilectos, por ese relato fuerte. Su presencia y autoridad en el texto impacta", contó a Efe la artista.

La estatua fue donada por la cantante y diputada porteña Susana Rinaldi, tras la aprobación de una ley por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires.

Recordar al escritor de Final del juego de esta manera "engalana a la ciudad que tiene ahora la marca indeleble de quien fue no sólo un escritor universal sino una personalidad de los Derechos Humanos", sostuvieron desde la organización en el acto de inauguración.

Por su parte, la Fundación Banco Ciudad de Buenos Aires, decidió celebrar la efeméride con el concierto de música jazz Cort jazz ar.

"Los homenajes son un pretexto para brindar ejemplo" y en este caso "la idea es hacer un puente entre la literatura y la música", un tema "tan presente en la obra de Cortázar", explicó el presidente de la entidad, Mario Morando.

La elección del tema se debe a que el jazz era el "género mimado" del escritor, por lo que en el espectáculo se irán citando los temas musicales mencionados en Rayuela y en La vuelta al día en 80 mundos.

"La relación de Julio Cortázar con la música es muy intensa", su obra es "altamente rítmica y es la sublimación de lo que no pudo expresar a través de los instrumentos musicales", dijo Morando.

La relación de Julio Cortázar con la música es muy intensa

El lenguaje del cómic también se asoma al mundo cortazariano con la muestra Rompecortazar, ocho historietas inspiradas en cuentos del creador de Bestiario.

El Museo Nacional de Bellas Artes organiza, por su parte, la muestra Los Otros cielos, que abre una puerta a objetos y fotografías referidas a su infancia y juventud, a los lugares donde habitó, además de las portadas de sus libros y obras pertenecientes al patrimonio del museo que fueron mencionadas por Cortázar en su libro sobre las artes plásticas "Territorios".

"Cortázar fantástico-homenaje ilustrado", en tanto, es una muestra colectiva integrada por veinticinco ilustradores que "presenta al visitante el desafío de cuestionarse cuántos escritores existen en Cortázar", desde hoy en el Espacio Cultural de Biblioteca del Congreso de la Nación.

El análisis de su universo en aspectos como el cine, el jazz, el tango, el boxeo, la política, lo popular, la experimentación y la presencia de Buenos Aires en sus obras correrá a cargo de 37 especialistas internacionales convocados por el Ministerio de Cultura argentino para las jornadas "Lecturas y relecturas de Julio Cortázar".

Desde enero a diciembre Argentina celebra el Año Cortázar 2014: Cien años con Julio, como iniciativa conjunta del Ministerio de Cultura de la Nación, la Televisión Pública, Biblioteca Nacional, el Museo Nacional de Bellas Artes, el Museo del Libro y de la Lengua, el Palais de Glace y la Casa Nacional del Bicentenario para recordar el centenario del nacimiento del escritor.