Los microorganismos de nuestro cuerpo también pueden estar detrás del aumento de peso

  • Muchos microorganismos pueden aumentar el porcentaje de grasa corporal.
  • Infectobesidad: las personas obesas tiene una flora bacteriana distinta que hace que procesen los alimentos de manera diferente.
  • Se engorda por tener una composición diferente de microbios en el intestino.
Un hombre que sufre de problemas de obesidad.
Un hombre que sufre de problemas de obesidad.
ARCHIVO

No sólo la dieta explica que ganemos peso. De hecho, todos conocemos a personas que no engordan “con todo lo que se meten”. En ello tiene mucho que ver la genética, pero también los microorganismos y de modo más específico la flora intestinal.

Es la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) quien asegura que muchos microorganismos presentes en el cuerpo humano pueden hacer que aumente el porcentaje de grasa corporal y, con ello, un aumento de peso. Un reciente estudio internacional ha identificado esta relación con la bacteria Helicobacter pylori. Según explica el presidente de esta entidad, José Manuel Fernández-Real, cuando se analiza la relación entre infección y obesidad se suele destacar "cómo la exposición a microorganismos se asocia en paralelo a un aumento de inflamación y adiposidad".

Además del caso del Helicobacter pylori, causante además de la mayoría de úlceras de estómago, también está el caso del adenovirus AD-36, un virus común que causa resfriados y que también provoca una mayor división de adipocitos que favorece la acumulación de grasa.

Esto ha llevado a que recientemente se haya acuñado el término de infectobesidad, que alude a la teoría de que las personas que sufren obesidad tiene una flora bacteriana distinta que hace que procesen los alimentos de manera diferente, lo que influiría en su ganancia de peso y almacenamiento de grasa. Esta relación explicaría que algunas personas aumenten de peso, no por comer en exceso o por si genética, sino por tener una composición diferente de microbios en el intestino.

De hecho, científicos de la Universidad Estatal de San Diego (EE UU) han descubierto que un virus bacteriófago, el crAss-fago, estaría presente en la microbiota intestinal de más de la mitad de la población mundial y afecta a las bacterias intestinales más comunes. No obstante, según apunta el presidente de SEEDO, aún es pronto para saber si su acción influye o no en el desarrollo de la obesidad.

Desde un punto de vista científico, estos estudios están aún en su fase más incipiente y "es probable que la infectobesidad sea sólo una respuesta parcial". No obstante, sí parece claro que existe una relación "compleja" entre genes, dieta y gérmenes que abre nuevas dianas terapéuticas para atajar la proliferación del exceso de peso a nivel mundial.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento