Decenas de huéspedes del Hotel Vita Bellavista de Roquetas de Mar (Almería) se han concentrado este martes a las puertas del establecimiento hotelero en protesta por el servicio que han recibido durante los últimos días en los que, según las reclamaciones que han presentado, han estado desprovistos de servicios y incluso de comida suficiente y en buenas condiciones.

Las protestas se intensificaron a finales de la semana pasada —con el inicio del puente de agosto— debido a la falta de limpieza que presentaban los espacios comunes del hotel tales como los aseos o el restaurante, cuyo buffet libre apenas ofrecía comida suficiente para los usuarios, quienes además se han quejado de recibir "comida reciclada", es decir, ofrecida de los sobrantes de servicios anteriores.

Según ha explicado a Europa Press una de las afectadas y reclamantes, los usuarios se concentraron en la noche de este lunes en la recepción del hotel para protestar ante la falta de prestaciones, de modo que incluso la Policía Local se tuvo que personar para facilitar la gestión de las reclamaciones. La escena se ha vuelto a repetir este martes con una nueva concentración de los huéspedes, muchos de los cuales han abandonado ya el hotel ante la falta de medidas.

Los usuarios han apuntado que durante su hospedaje la mantelería y los cubiertos del salón estaban "sucios" y eran "insuficientes", de modo que el servicio del hotel llegó a ofrecer cubiertos de plástico a los comensales, quienes en buena parte accedieron al establecimiento a través de una oferta 'todo incluido'. Ante esta situación, algunos de los clientes han optado por comer fuera del hotel.

Asimismo, han dado cuenta de la falta de gel y champú, toallas limpias e incluso papel higiénico pese a que se trata de un hotel de cuatro estrellas de la cadena Vita Hoteliers. También se han quejado del irregular estado del agua de la piscina, que aparece "turbia", aparatos de aire acondicionado roto, el uso de cortinas rotas en las ventanas o la aparición de insectos como cucarachas en las máquinas dispensadoras.

Las quejas planteadas al hotel también han sido trasladadas a la oficina de consumo del Ayuntamiento de Roquetas de Mar con el fin de que las reclamaciones pasen de forma ágil al servicios de consumo de la Junta de Andalucía. Por su parte, la dirección del establecimiento ha mantenido durante todo el día reuniones con los clientes, con los que se ha comprometido a solventar la situación aunque sin ofrecer compensación alguna por la situación generada, según han referido los usuarios.

Consulta aquí más noticias de Almería.