"La emancipación de la sociedad no sólo pasa por las plazas, también tiene que ver con la transformación de la vida privada. No es posible transformar la historia sin transformar la vida cotidiana, y a eso se dedica la poesía". El poeta Luis García Montero se ha pronunciado sobre "la dimensión social inevitable que tiene la poesía, como cualquier otra forma de creación" en una entrevista para Europa Press.

Para Montero, que codirige el curso de verano '¿Cómo se hace un poema?' organizado por la UNIA, "cualquier forma creativa busca ajustar cuentas con el mundo, intenta mirar a la realidad, conocer sus precariedades, aquello que se desea y se echa en falta para crear aquella realidades alternativas intentando hacerte dueño de la historia que estás viviendo".

En este sentido, el poeta ha apuntado que "no solo cuando hablas de crisis o de una huelga general alcanzas esa dimensión social, también cuando hablas del amor. Los sentimientos son históricos, el cambio también parte de lo cotidiano".

"Durante mucho tiempo se ha pensado que la poesía que se acercaba a la realidad era una poesía que se traicionaba a sí misma o traicionaba a la belleza con las hostilidades de la vida. Pero hoy día vivimos una época llena de hostilidades que ha ayudado a recordar a los poetas que la belleza no es incompatible con la realidad, sino que es, sobre todo, un modo de reflexionar sobre ella", ha subrayado.

La reflexión sobre "el propio yo y nuestras relaciones con el mundo" resultan fundamentos clave en la poesía para Montero y ha asegurado que "esos fundamentos tienen que ver con el amor, el sentido de la muerte o el reconocimiento del otro. Como seres humanos tenemos una cultura social en nuestra manera de definir nuestra convivencia. No era lo mismo decir 'yo soy' en el siglo XVI que ahora, y la poesía reflexiona sobre esa parte de elaboración cultural".

"la poesía española goza de buena salud"

Montero ha declarado que "a nivel nacional hay gente muy joven que está haciendo muy buena poesía, y eso marca la buena salud del género porque abre tradición al futuro". Ha definido la obra de estos poetas jóvenes como "una poesía muy rica, llena de novedades", llena de voces diferenciadoras que se decantan por diferentes corrientes como el surrealismo o el hermetismo.

"La poesía española está muy ligada a la conciencia sentimental de la gente, a diferencia de otros países donde se ha apartado de la gente, o la gente de ella,y no hay editoriales vivas que recojan las voces de la juventud", ha destacado Montero, "quizá todo eso viene de la época en la que los poetas y los cantautores que musicaban poemas. Ellos eran un referente de la lucha contra el franquismo. Por eso, por haber tenido tan cerca todavía un papel de protesta social, la poesía se mantiene muy viva en la actualidad".

Sobre los lectores, Montero ha apuntado que "a pesar de no tener un gran público por no ser un género mercantil, la gente lee poesía y eso lo veo en las ferias del libro o los recitales". "La poesía tiene que intentar no venderse ni rebajarse en la búsqueda de grandes públicos, tiene que seguir ampliando ese grupo de lectores que, desde el rigor de la palabra y el pensamiento, encuentran en la poesía una manera de vivir y meditar", ha subrayado.

"para escribir poesía no hay recetas"

Sobre el contenido del curso de verano '¿Cómo se hace un poema?' que se está desarrollando esta semana en el Campus Antonio Machado, sede de la UNIA en Baeza (Jaén), Montero ha explicado a Europa Press que "no existen recetas para escribir poesía, y a esa conclusión a la que hemos llegado. Cada poeta con su talento tiene distintos caminos aunque si hay algunas cosas que coinciden, se necesita un conocimiento de la tradición, un trabajo".

"La originalidad de la poesía no significa inventar el mediterráneo sino defender tu personalidad en una tradición más amplia" ha manifestado Montero. "He aprendido también que la poesía no es un punto de partida sino de llegada a la hora de conseguir una emoción y verdad poética. No se trata sólo de que el poeta sienta, él trabaja para crear un artificio y generar en el lector. Las emociones tienen que estar en el poema que es la vía que establece el diálogo público con quien lo lee", ha recalcado.

El curso cuenta con "poetas significativos que desarrollan su perspectiva y nos recuerdan la historia de alguno de sus poemas, porque tuvieron necesidad de escribirlos y que estrategia literaria de la tradición utilizaron. Hemos intentado compartir experiencia, dándole importancia a la participación de los alumnos", ha explicado el poeta.

Consulta aquí más noticias de Jaén.