El Justicia de Aragón, Fernando García Vicente, ha sugerido al Ayuntamiento de Pina de Ebro que realice las acciones precisas para eliminar el vertedero existente en el 'Barranco Salado' del municipio y recuperar este espacio como titular del terreno donde está asentado y Administración pública con competencias en la materia.

Igualmente, la indica que, si es posible, recupere los ingresos que le podría haber reportado un aprovechamiento ordenado y conforme a las previsiones legales.

El Justicia también ha pedido al Departamento de Industria e Innovación del Gobierno de Aragón que, en ejercicio de sus competencias en materia de minería, investigue si la referida cantera cuenta con autorización administrativa concedida por algún otro órgano, como puede ser el Ministerio de Fomento, y se ha establecido algún plan para la restauración de los terrenos afectados.

En caso contrario, le propone que estudie las acciones de cualquier orden que podrían proceder respecto de la empresa que ha realizado la extracción del material.

Finalmente, el Justicia solicita al Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente de Aragón que evite la continuidad de este vertedero ilegal, que se dé a los residuos un tratamiento adecuado y se restaure el terreno, procurando, como en el caso anterior, localizar al autor de los hechos para que asuma las responsabilidades que procedan.

Esta Institución se ha pronunciado así después de recibir una queja el 28 de enero de este año, que exponía el mal estado de un vertedero en el paraje denominado 'Barranco Salado', en Pina de Ebro, donde se efectuó una extracción de áridos con destino a la construcción de la línea del AVE.

"Contrariamente a lo previsto en la normativa ambiental, el espacio vaciado con tal objeto no se restauró y se está rellenando con residuos de la más diversa naturaleza y origen", como escombros, tierras sobrantes de obras o excavaciones, hay basuras domésticas e industriales, ropa y efectos militares, papeles, restos de poda, ruedas, envases de fitosanitarios y productos químicos tóxicos, según se detalla en el expediente del Justicia.

En el lugar, agrega el documento, "no existe impermeabilización alguna, con lo que todos los líquidos se filtran en el subsuelo, con la consiguiente contaminación de las aguas subterráneas" y no hay vallado por lo que los plásticos y otros residuos se expandan en el entorno, "ofreciendo todo ello un aspecto lamentable".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.