El nuevo director-conservador del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar (Almería), Emilio Roldán, ha calificado este martes de "aberración ambiental" el hotel ubicado en la playa de El Algarrobico, en Carboneras, ya que, a su juicio, simboliza un modelo de turismo que "no es sostenible ambiental ni económicamente".

En declaraciones a Europa Press, Roldán ha valorado la situación en la que se encuentra el polémico hotel promovido por Azata y ha rechazado su posible apertura puesto que su perfil "tampoco es el modelo turístico de negocio" que se trata de incentivar en el parque natural.

Así, ha apuntado que el modelo que se perseguía imponer en la zona con este establecimiento se ha mostrado fallido ya en otros puntos de España e incluso de la provincia, no solo desde el punto de vista turístico, sino también del empleo. "Solo hay que preguntar a los pequeños y medianos empresarios de Roquetas de Mar cuántos puestos de trabajo se han perdido", ha apuntado.

En esta línea, ha desdeñado los argumentos que esgrimen los partidarios de la apertura del hotel en relación a las ventajas económicas y en materia de empleo que podrían darse con la puesta en marcha del establecimiento, que no es "un equipamiento en el parque natural" debido a que no propicia un modelo de "sostenibilidad".

El director conservador ha manifestado así que la gestión del espacio natural protegido desde el punto de vista sostenible será su principal "caballo de batalla" al frente del cargo, donde tratará de poner en marcha el plan de movilidad sostenible aprobado por la anterior junta rectora y que tiene por fin ordenar el tráfico y la afluencia masiva de visitantes a las playas, especialmente durante el verano.

"Este parque tiene un turismo de 'sol y playa' que se focaliza en los tres meses y de verano y vamos a tratar de que se distribuya durante todo el año", ha explicado Roldán, quien ha instado a la implicación de todas las administraciones y entidades privadas que participan en la vida del parque en el mantenimiento sostenible del mismo.

En este sentido, ha explicado que se tratará de apoyar a las empresas de turismo activo que trabajan en Cabo de Gata para "romper la estacionalidad" e incentivar que los visitantes acudan a participar en sus actividades fuera de temporada, con lo que además se tratará de rebajar la presión que soporta Cabo de Gata durante el periodo estival, especialmente mediante el tráfico rodado.

Para ello, Roldán ha apostado por regular el flujo de personas que acceden al parque mediante el uso de transporte público y el establecimiento de aparcamientos lejanos a la primera línea de playa, de forma que los usuarios de las playas se sirvan de buses-lanzadera o de servicios de bicicleta, para lo que se contempla la construcción de una red de carril-bici.

Asimismo, ha destacado la intención de sacar a licitación de los equipamientos de uso público que aún están pendientes de ofrecerse, tanto aquellos para los que ha finalizado su concesión como para otros a los que se buscará dotar de mayor atractivo mediante su inclusión en paquetes.

Consulta aquí más noticias de Almería.