La empresa Vías y Construcciones trabaja ya en la curva de la autovía SE-30 que rodea el recinto militar de Tablada, en los movimientos de tierra correspondientes a la construcción de la pasarela ciclista promovida por la Consejería de Fomento y Vivienda para enlazar, salvando el trazado de la propia autovía, la red de carriles bici de Sevilla capital con la vía ciclista del puente metálico de San Juan de Aznalfarache. Este proyecto, recordémoslo, comenzó su andadura allá por 2009 y ha sido licitado en dos ocasiones.

El proyecto, como es sabido, está destinado a conectar la extensa red de carriles bici de Sevilla capital con el del puente metálico de San Juan de Aznalfarache, salvando así el trazado de la autovía SE-30 y enlazando los carriles bici de la capital andaluza con la populosa zona del Aljarafe. La pasarela tendrá una longitud total de 240 metros y un vano central que salva la ronda de circunvalación con un vano de 58 metros entre sus pilas.

El proyecto en cuestión, cuyo origen se remonta a 2009, cuando se hablaba ya de su inminente licitación, salió finalmente a concurso en junio de 2013 por un importe máximo de 2.042.755 euros, IVA incluido, un plazo máximo de ejecución de siete meses, y la previsión de que los primeros trabajos arrancasen a finales de este mismo año. Sin embargo, un error en las actuaciones de preparación del contrato obligó después a la Junta de Andalucía a desistir del procedimiento de adjudicación, subsanar los defectos detectados y licitar de nuevo el contrato.

Por fin adjudicadas

Ya en marzo de 2014, la Consejería de Fomento y Vivienda adjudicó finalmente a la empresa Vías y Construcciones el contrato de construcción de la pasarela por 1,42 millones de euros y un plazo de ejecución de siete meses. Anunciaba entonces la Consejería que las obras arrancarían durante el segundo trimestre de 2014.

Actualmente, y según ha informado a Europa Press la Consejería de Fomento y Vivienda, la empresa adjudicataria del proyecto acomete ya movimientos de tierra en el margen de la autovía correspondiente a San Juan de Aznalfarache y es claramente visible la llegada de maquinaria pesada al entorno destinado a acoger la nueva infraestructura. La zona, según la Consejería, ha albergado ya trabajos menores de limpieza de taludes y el desbroce necesario para la cimentación de las pilas, tras haber superado el conjunto del proyecto "la fase inicial de coordinación" con la Administración central y el Ministerio de Defensa, pues la infraestructura se localiza junto a la autovía SE-30 y la propia base militar de Tablada, así como los necesarios "estudios previos".

La pasarela, sustentada sobre una viga mixta de acero y hormigón pero sin ningún apoyo sobre la autovía, contará con un ancho total de 4,30 metros en el que la zona reservada para el tránsito peatonal será de 1,50 metros y los carriles unidireccionales para bicicletas contarán con 1,40 metros. Contará además con dos rampas de acceso de una pendiente máxima del ocho por ciento y trazado en curva.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.