El 8,41% de los conductores tinerfeños utiliza el móvil al volante, dato que duplica la media de las ciudades analizadas en un estudio realizado por BP, Race y Castrol, en el que se han recogido más de 36.000 muestras en semáforos de avenidas o calles principales de 16 ciudades españolas y que determina que más de 199.800 tinerfeños utiliza el móvil al volante.

Así, y tras analizar el comportamiento de 2.000 automovilistas en Tenerife, los resultados revelan que un 53,8% lo estaba empleando para leer o escribir mensajes, hecho que desde las compañías consideran "muy grave", teniendo en cuenta que un vehículo que circula a 120 kilómetros por hora recorre unos 33 metros por segundo, lo que supone que apartar la vista de la carretera durante tres segundos para leer o escribir un mensaje, implica recorrer "a ciegas" una distancia superior a la de un campo de fútbol.

A nivel nacional, se observa que el 22% de los encuestados admite utilizarlo "a veces", pero hasta un 7% reconocen usarlo "muchas veces" o "siempre" cuando están al volante. Extrapolando estos datos a la población de Tenerife implica que más de 199.800 tinerfeños utilizaría el móvil al volante y, de ellos, casi 63.600 lo harían de manera intensiva.

El análisis realizado quiere recordar que la distracción del conductor es el motivo del más del 50% de los accidentes de tráfico con víctimas, situándose como la primera causa de siniestralidad en España, por encima de la infracción a la norma, la velocidad inadecuada, y el cansancio o sueño. El tipo de accidente más relacionado con las distracciones son las salidas de vía, seguido del choque por alcance, y el atropello.

Asimismo, revela que un 65,08% de los conductores observados utilizando el móvil en Tenerife lo manipulaban con el semáforo en verde, es decir, más de la mitad de las personas "pilladas" utilizando el móvil, lo hacían con el coche en marcha.

En palabras de Teresa Corral, directora de Seguridad Vial de BP, "existen casi 7 millones de españoles, de los cuales 63.600 son tinerfeños, que están poniendo su vida en riesgo por utilizar el smartphone al volante o llamar sin función de manos libres". "Unos segundos de distracción al conducir son suficientes para cambiar nuestra vida y la de otros conductores y viajeros . En este sentido, la sanción por utilizar el móvil, o cualquier otro dispositivo sin manos libres, es de 200 euros de multa y 3 puntos del permiso o licencia de conducción", advierte.