El Gobierno de Cantabria se ha adherido al convenio marco de colaboración en la gestión de emergencias que el Ministerio del Interior tiene suscrito con las Comunidades Autónomas (CCAA) del País Vasco, Andalucía, Asturias, Baleares, Madrid, Castilla y León y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Con este convenio se pretenden establecer criterios de coordinación y ayuda mutua para actuar en situaciones de emergencia en las citadas Comunidades Autónomas, así como fijar las bases para implantar un sistema común de comunicación que posibilite la movilización de medios disponibles en el menor tiempo posible.

Este convenio y el firmado con la Unidad Militar de Emergencias (UME) en noviembre del pasado año ponen de manifiesto el avance en materia de protección civil experimentado por la Comunidad Autónoma, según ha informado el Gobierno regional en un comunicado.

El acuerdo permitirá que la acción pública que se realice en materia de emergencia se haga de forma coordinada, rápida y eficaz, orientada siempre bajo los principios de cooperación, colaboración y coordinación administrativa.

En definitiva, se pretende mejorar la protección de las personas, bienes y el medio ambiente en el conjunto del territorio español, y será de aplicación cuando deban aportarse medios de intervención para ayuda al exterior, en el marco del Mecanismo Comunitario de Cooperación Reforzada de la UE.

El Gobierno de Cantabria, consciente de la importancia de la Protección Civil y de que ésta debe practicarse de manera solidaria en aquellos lugares en que sea necesario un apoyo mutuo, se adhiere a este convenio marco de colaboración.

De este modo, Cantabria se garantiza el apoyo de otras ocho Comunidades Autónomas, especialmente las vecinas, con las que se mantienen lazos estrechos de relación y cooperación.

Actividades objeto del convenio

Entre las actividades que serán objeto del convenio se encuentran el establecimiento y gestión de un sistema común de comunicación, y la determinación de los Centros de Coordinación, uno por CCAA con servicio las 24 horas, que habrán de ser enlazados entre sí y con la Sala Nacional de Emergencias, por el sistema común de comunicación.

Además, contempla la prestación de equipos de actuación y asesoramiento técnico a la Comunidad afectada, apoyo logístico para el traslado de los equipos movilizados, caracterización de los equipos de acuerdo con sus capacidades de actuación y autosuficiencia logística, así como el establecimiento de un programa de formación y ejercicios destinado al personal de los equipos.

También se organizarán jornadas técnicas y seminarios de interés para el mejor desarrollo de las previsiones del convenio y establecimiento de las medidas que faciliten el enlace con el Mecanismo Comunitario de Cooperación en el ámbito de la Protección Civil de la Unión Europea.