Los Mossos d'Esquadra han denunciado a un vecino de Lleida por cazar pájaros fringílidos utilizando trampas con pegamento, consideradas ilegales, una infracción grave a la Ley de protección de los animales que puede comportar una multa de entre 400 y 1.000 euros.

Según ha informado a Europa Press la policía catalana, agentes de la Unidad Regional de Medio Ambiente descubrieron a este cazador cuando estaban realizando controles de caza en el municipio leridano de Gimenells i el Pla de la Font.

Concretamente, el cazador había dispuesto varias trampas con pegamento en árboles en un campo de Gimenells y ya había capturado seis pájaros, que pudieron ser liberados por la policía, que además decomisó los utensilios de caza y levantó acta por infracción grave a la Ley 2/2008.

Consulta aquí más noticias de Lleida.