El Consorcio Playa de Palma ha aprobado este martes, 19 de agosto, el Plan de Reforma Integral (PRI) de la zona, que contará con una inversión pública prevista de 104 millones de euros y una inversión privada de 365 millones de euros, lo que supone una inversión total de 469 millones para "mejorar el destino, reducir la estacionalidad y fomentar la inversión privada".

Tras la reunión de la junta rectora, que ha dado el visto bueno a la aprobación provisional del PRI, el conseller de Turismo y Deportes, Jaime Martínez y el alcalde de Palma, Mateo Isern, en declaraciones a los medios de comunicación, han explicado que la aprobación definitiva tendrá lugar entre noviembre y diciembre de este año.

Según han señalado, este plan apuesta por "poner en valor los recursos disponibles", facilitar la inversión privada y priorizar la reconversión. Así, las primeras actuaciones serán la mejora de la calidad de aguas, que se realizará con capital público, y el enterramiento de los contenedores de la primera línea de la Playa, actuación que tendrá un coste de más de un millón de euros.

Así, han explicado que los objetivos del PRI, para el cual se han aceptado el 70 por ciento de las alegaciones presentadas, "son mejorar la calidad y la imagen del destino, reducir la estacionalidad y atraer la inversión privada con seguridad jurídica". Cabe destacar que afectará a 992 hectáreas, a 14.302 viviendas y a 39.111 residentes.