La Guardia Civil ha desmantelado dos plantaciones de marihuana en dos fincas en Fortià y Castelló d'Empúries, ambas en la comarca del Alt Empordà (Girona), con un total de 142 plantas y un peso final de 410 kilos, y ha imputado a tres personas.

Según ha informado este martes el Instituto Armado, el 11 de agosto controlaron una zona cercana a una explotación ganadera de Fortià donde tenían sospechas de que había una plantación de unos 100 metros cuadrados.

Allí localizaron una treintena de plantas de grandes dimensiones —con un total de 300 kilos— y a tres personas, una de las cuales —un español de 56 años— manifestó que la plantación era suya y que era el encargado de su cuidado y riego, por lo que quedó imputado por un delito contra la salud pública.

Tres días después, los agentes inspeccionaron una zona cercana a una nave industrial en Castelló d'Empúries, donde se encontraron con un hombre regando una plantación de marihuana con 112 plantas de 1,5 metros, que tenía al lado una escopeta de cartuchos de un solo disparo.

Durante el control llegó una segunda persona que también confirmó que estaba a cargo de la plantación, por lo que los dos quedaron imputados por un delito contra la salud pública y tenencia ilícita de armas, ya que ninguno tenía el permiso reglamentario.

Consulta aquí más noticias de Girona.