Componentes del Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Utrera (Sevilla), en la llamada Operación 'Solito', han imputado a un total de once personas —todos ellos propietarios de inmuebles y, además, un electricista— por un supuesto delito de defraudación del fluido eléctrico ya que manipulaban los contadores de consumo eléctrico, estimándose un fraude por más de 12.000 euros.

Según informa la Benemérita en un comunicado, los hechos comenzaron a ser investigados después de que el representante legal de una empresa eléctrica presentara una denuncia ya que tenía sospechas de que varios vecinos de Los Molares pudieran haber manipulado o saboteado los contadores del fluido eléctrico de sus viviendas, ya que "se apreciaban llamativas oscilaciones en el consumo".

De esta manera, la Guardia Civil analizó la documentación aportada y realizó las correspondientes inspecciones junto con personal técnico de la empresa, estimando un fraude de más de 12.000 euros. Así, una vez comprobada la existencia de los fraudes, los agentes localizaron a los supuestos responsables.

Al parecer se trataba de unos vecinos que contrataron a otro que, por su formación como electricista, era el encargado de manipular el cableado y los contadores del consumo eléctrico. En este sentido, la Policía Judicial de la Guardia Civil de Utrera continúa con sus investigaciones y no se descartan nuevas imputaciones.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.