Un 66 por ciento de las empresas navarras no adapta el puesto de trabajo de la mujer embarazada cuando existe riesgo para la maternidad y un 57 por ciento no la reubica en otro puesto exento de riesgo, según un estudio realizado por UGT de Navarra.

El sindicato ha asegurado, a través de una nota, que "las situaciones de riesgo laboral por embarazo o lactancia natural lideran el ranking del descuido preventivo por parte de las empresas navarras que, mayoritariamente, empujan a las trabajadoras a la suspensión de sus contratos antes que adoptar las medidas de seguridad que contempla la legislación".

Así se desprende de un estudio realizado por el departamento de Salud Laboral de la UGT de Navarra, que ha criticado que "si las medidas de prevención de riesgos laborales y la seguridad en el trabajo están siendo recortadas por razones económicas como consecuencia de la crisis, las relacionadas directamente con situaciones de riesgo por embarazo o lactancia natural se sitúan en cabeza de estos recortes".

Para analizar la situación en la que se encuentra la protección a la maternidad y la lactancia natural en el trabajo, el departamento de Salud Laboral de la UGT de Navarra realizó a lo largo del año pasado un estudio sobre una muestra de 80 empresas de la Comunidad foral, cuyos resultados el sindicato considera "muy preocupantes".

El estudio refleja que si bien el 79 por ciento de las empresas incluye el riesgo para la maternidad en su evaluación de riesgos inicial y el 58 por ciento contempla la lactancia, sólo un 55 por ciento de las empresas realiza una evaluación de riesgos específica tras la comunicación por parte de la trabajadora de su situación de embarazo.

Además, el informe indica que el 59 por ciento de las empresas no cuenta con un protocolo de actuación para estos casos, que la inmensa mayoría (el 66%) no adapta el puesto de trabajo de la mujer embarazada cuando existe riesgo para la maternidad y que el 57 por ciento no reubica a las trabajadoras embarazadas con riesgo, optando por la suspensión de los contratos. Todo ello, ha destacado UGT, a pesar de que el 86 por ciento de los trabajadores no consideran que la adaptación de los puestos de trabajo de embarazadas les suponga una carga añadida de trabajo.

"desconocimiento generalizado"

Uno de los principales aspectos destacados por el estudio es el "desconocimiento generalizado" existente en las empresas sobre los aspectos preventivos relacionados con la maternidad y la lactancia, a pesar de que el 70 por ciento de las mujeres embarazadas comunica su situación a la empresa.

En este sentido, UGT ha señalado que un 70 por ciento de las empresas no tiene un listado de puestos exentos de riesgo para mujeres embarazadas, cifra que se eleva al 80 por ciento en el caso de las empresas que carecen de este listado para la mujer en periodo de lactancia. Además, según el sindicato, "sólo el 24 por ciento de las empresas consulta a la representación sindical a la hora de determinar los puestos exentos de riesgo para la maternidad".

Asimismo, para UGT es "relevante" el dato de que el 74 por ciento de las trabajadoras no reciba ningún tipo de información sobre si los riesgos laborales a los que están expuestas pueden afectar al embarazo o lactancia natural, información que tampoco se facilita a la representación sindical.

Asesoramiento y ayuda

El estudio concluye que "a pesar de que en los últimos años se había avanzado en la concienciación por parte de las empresas en lo relativo a la prevención de estos riesgos específicos de la mujer trabajadora, la crisis ha supuesto un retroceso en la aplicación de medidas reales y efectivas".

El sindicato ha resaltado "el bajo porcentaje de protocolos de actuación por parte de las empresas, así como que las evaluaciones de riesgos específicas, cuando se hacen, no son exhaustivas" y ha aludido a "un elemento perturbador más", como es "el hecho de que las mutuas sigan poniendo trabas a la hora de facilitar su parte dentro del proceso".

Se trata, a juicio de UGT, de "un entorpecimiento que se produce por dos vías: negar la suspensión de los contratos por las dilaciones de la empresa a la hora de facilitar la documentación y escudarse en que existen cambios de criterio a la hora de determinar la fecha de la suspensión del contrato".

Para solventar esta situación y a partir del diagnóstico que aporta este estudio, UGT ha puesto en marcha una campaña divulgativa cuyos objetivos básicos son "informar a las trabajadoras de sus derechos y obligaciones en materia preventiva, asesorar y dar apoyo técnico a la representación sindical para desarrollar su labor preventiva en este campo, dar a conocer la manera de identificar los riesgos laborales en situaciones de embarazo y lactancia, y enseñar a confeccionar adecuadamente un protocolo de actuación en la empresa para proteger a las trabajadoras que se encuentren en estas situaciones".

Consulta aquí más noticias de Navarra.