El sindicato CSI.F ha pedido al Gobierno de Castilla-La Mancha un impulso y nuevas medidas que dinamicen el empleo ya que, según ha indicado, "datos objetivos" del Servicio Público de Empleo "siguen hablando de la presencia de un grave problema que permanecerá vigente durante los próximos meses".

Para el sindicato, la existencia de 125.000 castellano-manchegos que ya no perciben ninguna prestación por desempleo o 90.000 familias que tienen a todos sus miembros en paro "son datos elocuentes a la par que dramáticos", según ha informado en un comunicado.

CSI.F ha denunciado que muchos de los trabajadores de la región, especialmente de Toledo, emigran a otras provincias españolas "por motivos puramente laborales". Además, ha advertido de que "mayoritariamente son jóvenes y profesionales entre los 25 y los 34 años".

El sindicato ha señalado que la región tuvo un saldo negativo de 16.443 profesionales en los primeros tres meses del año y que, desde 2010, más de 70.000 personas han tenido que marcharse de Castilla-La Mancha buscando un puesto de trabajo.

CSI.F ha valorado los datos positivos sobre el paro en los últimos meses pero ha pedido "no dejarse deslumbrar" y considerar como "muy negativos" fenómenos importantes como la temporalidad, la precariedad o el descenso de la población activa.

Consulta aquí más noticias de Toledo.