En junio de 2004, Jesús Rodríguez Lanza, quien trabajaba en los talleres de la empresa de alquiler de coches Hertz.

La abogada de la Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo le ha preguntado sobre el Skoda Fabia, que tenía una maleta y unas cintas en el maletero.

"Nosotros no tocamos nada", afirma el testigo.