La Fiscalía investiga a cinco mossos d'esquadra de la comisaría de Les Corts en Barcelona por dos supuestos casos de maltratos a petición del director general de la policía autonómica, Rafael Olmos, que ha suspendido a los agentes de empleo y sueldo.

En uno de los casos de supuestos maltratos intervino un cabo, un mosso y dos agentes en prácticas que habrían golpeado con las manos a un detenido.

Las cámaras ocultas de la comisaría, donde está el centro de detenidos, delataron los maltratos
En el otro fue una mossa la que golpeó también con las manos a un detenido.

Ambos casos tuvieron lugar con menos de dos semanas de diferencia y fueron denunciados con posterioridad.

Investigación interna

El director de los Mossos inició una investigación interna por las sospechas que existían de que en la comisaría de Les Corts, donde está situado el centro de detenidos, podrían darse casos de maltratos por parte de los agentes.

Las 31 cámaras situadas en la comisaría, algunas de las cuales son desconocidas para los agentes, delataron a los agentes durante un visionado el pasado 5 de abril.

Rafael Olmos, que anteriormente fue el máximo responsable del Tráfico en Cataluña, ha anunciado la instalación de 40 cámaras nuevas en esta comisaría.

Los nuevos equipos controlarán las celdas, sin que lesione la intimidad de los detenidos, y en las zonas de registro, donde hasta ahora no había cámaras.