El director general de los Mossos d'Esquadra, Rafael Olmos, ha suspendido de empleo y sueldo a cinco agentes de este cuerpo y los ha llevado ante la Fiscalía tras haber sido pillados "in fraganti" por cámaras secretas propinando malos tratos a dos detenidos en la comisaría barcelonesa de Les Corts.

La Generalitat afirma que no "tolerará" malos tratos a detenidos

Los cinco mossos apartados, un cabo, dos agentes -uno de ellos una mujer- y dos agentes en prácticas, fueron grabados por cámaras secretas instaladas por la división de Asuntos Internos de los Mossos, que inició una investigación a principios de año a raíz del incremento de denuncias y sospechas por malos tratos a algunos detenidos en la comisaría central de Barcelona, en Les Corts.

El secretario general de Interior, Joan Boada, advirtió hoy en rueda de prensa de que su Consellería "no tolerará" casos de malos tratos a detenidos y destacó que supone un acto de "calidad democrática y transparencia" que haya sido el propio cuerpo quien haya denunciado esta actitud irregular de los cinco agentes.