Trece personas han sido detenidas por tráfico de drogas en Madrid en cuatro operaciones policiales durante la pasada Semana Santa. En total se incautaron más de 11 kilos de cocaína y se descubrió también que parte de los arrestados habían cometido seis estafas por falsificación de documentos, según informó ayer la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Varios de los arrestados también están acusados por diversos delitos de falsificación de documentos.

Las actividades de un bar de copas donde se traficaba con droga centró una de las investigaciones, que permitió el arresto de ocho proveedores y compradores, y el hallazgo de diversas cantidades de estupefacientes y psicotrópicos.

El encargado del establecimiento, Jesús A. E., alias "Suso", fue el último de los detenidos y se le considera el máximo responsable de un grupo organizado de distribución y venta de diversas sustancias estupefacientes.

Pastillas con el logotipo tiburón

Las investigaciones se habían iniciado hace varios meses y la primera detención tuvo lugar en diciembre. Se trataba de José Luis S. M., al que se le incautaron 40 comprimidos con el logotipo tiburón y 16 gramos de cocaína.

Ya en enero fueron arrestados César Augusto U. P., con un laboratorio de cocaína, y Luis Eduardo L. R., con 20 gramos de cocaína ya repartidos en papelinas. Al mes siguiente se detuvo a cuatro colombianos, Orlando P., Berthil T. C., Ricardo León M. M. y Hugo Renán M. A., a los que se intervinieron 1.500 gramos de cocaína y dos cocinas.

Aunque el arresto de Jesús A. E. parece haber concluido la investigación, la policía ha podido saber que parte de los detenidos se dedicaban también a la falsificación de distinta documentación, como tarjetas de residencia, nóminas y contratos de trabajo con la finalidad de justificar solvencia económica suficiente y así poder adquirir vehículos y electrodomésticos con créditos que nunca se pagarían. Por este método se les imputan hasta 14 estafas, seis de ellas consumadas y ocho en grado de tentativa.

Oculta en una tienda de campaña

Otra de las operaciones tuvo lugar la semana pasada en el aeropuerto de Barajas y derivó en la detención de Enrique A. de S., natural de Burgos y de 41 años de edad, acusado de un delito de tráfico de drogas.

En el registro de su maleta los agentes descubrieron que contenía un doble fondo con una sustancia gomosa que en realidad era droga, así como una tienda de campaña que, con el mismo sistema, ocultaba 5.600 gramos de cocaína.

La comisaría de Ciudad Lineal estaba tras la pista de este individuo desde hace varias semanas tras haberse tenido conocimiento de su viaje hasta un país de Suramérica para introducir droga en la capital. Efectivamente, se pudo comprobar que el 22 de marzo viajó hasta Venezuela, por lo que, a la vuelta, se organizó el dispositivo en el puesto fronterizo para detenerle.

Dos detenidos en San Blas

Por otra parte, agentes de la comisaría de San Blas culminaron con éxito una investigación en el barrio de Simancas que ha permitido la incautación de cuatro kilos de cocaína y la detención de dos colombianos, Hernán Alonso B. T. y Reinaldo L. A., que llevaban encima dos paquetes que contenían sendos kilos de la sustancia estupefaciente y han sido ya puestos a disposición judicial.

Tras el arresto, se registró el domicilio de los sospechosos, concretamente una habitación que tenían alquilada, y se hallaron dos paquetes idénticos a los anteriores y 1.500 euros en efectivo, así como billetes de avión con destino a su país de origen para fechas próximas.

En una obra de la Cañada Real

La última operación se desarrolló por parte de agentes de la Comisaría de Usera-Villaverde como fruto de labores preventivas y de control en las inmediaciones de la Cañada Real. Concretamente, detectaron la afluencia masiva de drogodependientes a una obra en construcción situada a la altura del número 222 del camino de la Cañada.

Al final, los policías confirmaron las sospechas de que allí se materializaba la venta de dosis de estupefacientes y arrestaron a los dos presuntos responsables: Raúl S. B., de 27 años, y Manuel S. S., de 33. Además, se intervinieron 210 gramos de cocaína, tres básculas de precisión, 100 euros en moneda fraccionaria, una pistola Walter p-99 con dos cargadores, una pistola Bereta al parecer simulada y 62 cartuchos 9 mm.