Jim Morrison
El líder de The Doors, pendiente de los juzgados desde la tumba. 20MINUTOS.ES
Los seguidores del fallecido vocalista Jim Morrison, líder de la emblemática banda de rock de la década de los años sesenta The Doors, han pedido al gobernador de Florida, Charlie Crist, que le conceda el indulto post mortem.

Morrison, condenado en 1969 en Miami a seis meses de cárcel por comportamiento lascivo en un concierto en esta ciudad de Florida, murió en París tres años más tarde de un ataque al corazón y antes de que su apelación fuese escuchada.

El carismático autor de canciones como Light my fire, Break on through o L.A. woman fue acusado días después de su caótico concierto en el auditorio Dinner Key de Coconut Grove, en Miami, de haberse bajado los pantalones y simular que se masturbaba, entre otros hechos.

Los seguidores de Morrison quieren rehabilitar la imagen de su ídolo

Casi 36 años más tarde, los seguidores del Rey Lagarto, como era conocido por su manera de moverse en el escenario y su hipnotismo con el público, quieren rehabilitar la imagen de su ídolo con esta petición de perdón.

Morrison, quien fuera alumno de la Universidad Estatal de Florida (FSU, por su sigla en inglés), al igual que Crist, podría así ser recordado "como un artista en lugar de serlo como otro chico malo con antecedente penales", señaló Dave Diamond, fan de Morrison y productor de televisión.

Diamond escribió el mes pasado una carta al gobernador de Florida en la que le solicitaba que concediese el perdón post mortem a Morrison con el fin de limpiar su imagen y la de su formación, que sufrió después del escándalo la cancelación de numerosos conciertos.

Nos gustaría que Morrison sea juzgado por su música y poemas y no por el caso de Miami"

"Nos gustaría que Morrison sea juzgado por su música y poemas y no por el caso de Miami", dijo Diamond, y mantuvo que, si los hechos de aquel concierto se hubiesen producido hoy día, él nunca hubiese sido condenado.

Los esfuerzos de Diamond cuentan con el visto bueno del padre de Morrison, George S. Morrison, de 87 años y almirante retirado de la Marina estadounidense.

No obstante, Crist, quien apuntó que estaría dispuesto a revisar la sentencia, no puede otorgar el perdón por él mismo, sino que necesita contar con el apoyo de otros dos ó tres miembros de su gabinete, que decide en los casos de petición de clemencia.