El candidato socialista a la presidencia de la Comunidad, Rafael Simancas, defendió ayer que la Ley de Garantía de Acceso a la Vivienda,que ha prometido aprobar si gobierna, acabará con la "angustia que supone para mucha gente no saber si algún día dispondrán de una casa".

El programa de vivienda de Simancas contempla la construcción en cuatro años de 108.000 viviendas protegidas

El programa de vivienda de Simancas contempla la construcción en cuatro años de 108.000 viviendas protegidas, con precios desde 95.000 euros, y un parque público de 40.000 pisos en alquiler, con mensualidades desde 210 euros; y la creación de una línea regional de ayudas al alquiler para jóvenes (3.000 euros al año).

Su Ley de Garantía de Acceso a la Vivienda obligaría a la Comunidad a proveer de una casa a todos los madrileños cuya renta anual no supere en 3,5 veces el IPREM (28.775,2 euros) y convertiría el derecho constitucional a un vivienda en un "derecho subjetivo reclamable en los tribunales".

"Mi propuesta no es un spot, no es propaganda, no es un sueño. Es factible, porque si se quiere, se puede. Esperanza Aguirre no ha podido resolver el problema de la vivienda, porque no ha querido", sostuvo el candidato.

Tras asegurar que la presidenta regional sólo ha entregado 378 viviendas de las 79.000 que prometió, Simancas argumentó que ha sido así porque, si Aguirre hubiera cumplido su promesa, hubiera caído el precio en el mercado libre y esto hubiera supuesto que "muchos apellidos ilustres hubieran perdido mucho dinero".