El Consejo de Gobierno aprobó ayer el proyecto de Ley de Protección del Origen y de la Calidad de los Vinos de Andalucía, la primera normativa de la comunidad en esta materia y que "defenderá" al sector ante la reforma de la Organización Común de Mercado (OCM) de los vinos.

Así lo aseguró el consejero de Agricultura y Pesca, Isaías Pérez Saldaña, en la conferencia de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno, en la que destacó que la Ley define al vino como "alimento natural" y quiso desvincular la iniciativa de la polémica suscitada por el Ministerio de Sanidad y el anteproyecto de la Ley del Alcohol , que tuvo que ser retirado tras las reacciones suscitadas, sobretodo por parte del sector.

En este caso el sector ha consensuado el texto.

En Andalucía hay 37.000 hectáreas de viñedos y un 72% de esta superficie está amparada por una denominación de origen, de forma que dos tercios de las viñas de esta comunidad autónoma están protegidas ante la OCM, según destacó el consejero.

Defensa de las denominaciones tradicionales

En este sentido, Saldaña explicó que el marco jurídico que establece la nueva norma servirá para fortalecer la defensa de las denominaciones tradicionales de Andalucía frente al uso fraudulento por parte de operadores extracomunitarios.

La ley aprobada ayer permitirá la regulación del sector en el ámbito del nuevo Estatuto de Autonomía
La ley aprobada ayer permitirá la regulación del sector en el ámbito del nuevo Estatuto de Autonomía, que en su artículo 83 le atribuye competencia exclusiva sobre denominaciones de origen y otras menciones de calidad.

El proyecto de Ley se estructura en cinco grandes bloques, que definen las figuras de calidad y sus niveles de protección, la configuración de los órganos de gestión, control y certificación, así como el régimen sancionador.

Como novedades, destaca la consideración de los nombres geográficos protegidos, y en especial de las denominaciones, como bienes de dominio público de titularidad de la Comunidad Autónoma.