Fidel Castro acusó en un comunicado al presidente de EEUU, George W. Bush, de la decisión de una jueza de otorgar libertad condicional al anticastrista Luis Posada Carriles, acusado de terrorismo por La Habana y Caracas.

De sus incontables víctimas, de sus decenas de planes financiados por el gobierno de Estados Unidos para eliminarme físicamente no se dice una sola palabra

"Sólo de la Casa Blanca podían proceder las
instrucciones para el fallo dictado por Kathleen Cardone, jueza de la Corte Federal de El Paso, Texas, el pasado viernes, concediéndole la libertad bajo fianza a Luis Posada Carriles", indicó el líder cubano en un comunicado difundido por fuentes oficiales.

Castro se refirió así a la decisión de Cardone, que el pasado viernes decidió otorgar la libertad condicional a Posada y que hoy denegó una moción interpuesta por el Gobierno de Estados Unidos para que se suspendiera esa orden.

El líder cubano acusó a Bush de eludir en todo momento "el carácter criminal y terrorista del acusado" y a las autoridades estadounidenses de "protegerlo imputándole una simple violación de trámites migratorios".

"La respuesta es brutal. El gobierno de Estados Unidos y sus instituciones más representativas decidieron de antemano la libertad del monstruo", señala Castro, convaleciente desde el pasado 31 de julio por una enfermedad que se mantiene como secreto de Estado y que le obligó a delegar provisionalmente sus cargos en su hermano Raúl.

Señaló que "los que lo entrenaron y le ordenaron" destruir un avión de Cubana de Aviación con 73 personas en 1976, entre otros crímenes de los que se acusa a Posada, ex agente de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), "era imposible que actuaran de otra forma".

Castro indicó que "denunciado y emplazado públicamente el gobierno de ese país con datos exactos sobre el tema desde el 11 de abril del 2005, demoró más un mes en arrestar al terrorista y tardó un año y dos meses en reconocer que Luis Posada Carriles entró ilegalmente las costas de la Florida".

"De sus incontables víctimas, de sus bombas contra instalaciones turísticas en años recientes, de sus decenas de planes financiados por el gobierno de Estados Unidos para eliminarme físicamente no se dice una sola palabra", añadió.

Castro indicó que "más de una vez el pueblo cubano ha desafiado sin vacilar el peligro de morir" y emplazó a la población de la isla a que "exteriorice sus sentimientos" el 1 de mayo.

"Pienso que el próximo Primero de Mayo sería el día ideal para que nuestro pueblo, con un mínimo de gasto en combustible y medios de transporte, exteriorice sus sentimientos a los trabajadores y los pobres del mundo", dijo.

La jueza Cardone concedió el viernes la libertad bajo fianza de 350.000 dólares a Posada, que, sin embargo, podría continuar detenido y ser entregado a las autoridades de Inmigración por una orden de deportación diferida que tiene por su supuesta entrada ilegal a EEUU.