De poco sirvió que el Consell retirara las competencias urbanísticas al Ayuntamiento de Catral y que se precintaran decenas de viviendas construidas ilegalmente: algunos promotores siguen con las obras para terminarlas y las sacan a la venta en el Reino Unido.

El informe de los dos eurodiputados que visitaron a finales de febrero y principios de marzo varios municipios del litoral de la Comunitat, en especial en la provincia de Alicante, se somete a debate hoy en Bruselas, con esta y otras denuncias de desidia.

Muchas de las 1.270 viviendas ilegales con las obras paralizadas «se están completando pese a la prohibición», se critica en el citado informe.
También recogen los dos eurodiputados la alerta que les transmitieron algunos ancianos de Parcent si se edifica: pasarían de 900 a 10.000 habitantes.