El escritor Raúl Velasco Sánchez ha asegurado este viernes en Santander que "es el aislamiento social, y no la locura, lo que aleja al psicótico de la sociedad" porque, según denuncia, "las personas con problemas mentales sólo recibimos incomprensión". "Lo peor de la locura es la tremenda dificultad para explicar lo que estamos viviendo", ha enfatizado.

Así, el autor define de "canallada" que se asocie sufrimiento mental con el padecimiento de una patología o enfermedad mental y afirma que este tipo de sufrimiento "lo viven todos los seres humanos en algún momento de su vida". Por ello, denuncia que "estar desamparado es síntoma del fracaso de todos, de toda la sociedad". "Reivindico el derecho a enloquecer sin ser estigmatizado", ha añadido.

Durante su intervención en el encuentro 'Literatura y locura: los límites habitables', que se clausura este viernes y que ha tenido lugar como parte de los Cursos Avanzados de Verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), Velasco también ha apuntado que "cuesta reconocer nuestras taras y dificultades".

"Pensamos que son exclusivas de los demás porque no somos capaces de aguantar la carga simbólica de nuestras limitaciones", considera, al tiempo que apuesta por que en el sistema sanitario español se abandone "el paternalismo y la coerción" con los pacientes que sufren problemas mentales y que no "se les cosifique".

Del mismo modo, ha aludido a las terapias literarias a la que se somete a los pacientes con problemas mentales, a los que asegura que "no hay que curar" porque "la locura es una posición ante la vida y no una enfermedad". "Y si lo es, debe ser incurable", ha apostillado.

AMOR,

Locura y muerte en las obras literarias

Velasco, autor de libros como 'Anatomía de un espejo roto' o 'El esquizofrénico', también se ha referido a la presencia de la locura, el amor y la muerte en las obras literarias, citando a diversos literatos que las han abordado en su carrera, como Benito Pérez Galdós, Honoré de Balzac, Leo Tolstoi, Stendhal, Fiodor Dostoievski, Miguel de Cervantes u Homero.

De esta forma, recuerda que el amor, la muerte y la locura "están siempre presentes en las grandes obras literarias", hasta el punto de que tiene claro que "si no lo están, no será una gran obra".

En este sentido, ha recordado el delirio de Odiseo al escuchar los cantos de las sirenas, la locura fingida de Hamlet para vengar la muerte de su padre o la "búsqueda de su propio sentido común" por parte de Don Quijote, a quien Sancho le pide que no muera "porque sin las locas aventuras, la vida deja de tener sentido para él".

"Todo escritor escribir para exorcizar sus males internos. Toda obra sirve para sentirnos menos solos", ha afirmado Velasco, que, asimismo, destaca la importancia de "tener una misión en la vida, un deseo que cumplir sin perder la esperanza".

Y ahí es donde, asegura, entra en juego la literatura "para encontrar un efecto balsámico" a los males que vive el escritor. "Por eso hay que ser fiel a la hora de escribir un relato", zanja Velasco.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.