La tele, a través de la red
La tele, a través de la red. (Azureus)

Muchas son las alternativas que permiten acceder a este tipo de contenidos mediante las líneas de datos, por lo que conviene diferenciarlas unas de otras. En las siguientes líneas podréis encontrar un resumen a grandes rasgos de lo que hoy en día podemos encontrar en este segmento.

1. Vídeo bajo demanda

El primer gran grupo de servicios permite incluir a muchos de los grandes portales de publicación de vídeos online, de los que obviamente destaca uno sobre todos los demás: YouTube.

Las grandes cadenas se están frotando las manos ante los ingresos que pueden generar a través de la publicidad en Internet, y muchas han firmado acuerdos con YouTube y otros servicios similares para distribuir contenidos con copyright de forma legal a través de estos servicios. En España son famosos los casos de Antena3 y Cuatro.

Pero hay más alternativas. A sus rivales directos (Metacafe, iFilm o DailyMotion, por citar algunos ejemplos) se añaden varias plataformas adicionales. Es notable la entrada de gigantes como Apple - que sigue potenciando los contenidos de vídeo bajo demanda con su iTunes Store - y Microsoft, que en navidad de 2007 tendrá a punto su propia tienda de alquiler y compra de vídeos online y que convertirá a la Xbox 360 en todo un centro de ocio digital.

2. TVP2P, la revolución

Pero la gran sorpresa la ha causado la aplicación de la tecnología P2P al mundo televisivo. Los clientes del protocolo BitTorrent se lo están tomando muy en serio, y de hecho el propio creador de este sistema ha inaugurado recientemente su propia tienda de contenidos de pago distribuidos mediante redes P2P en www.bittorrent.com.

Lo mismo hacen - aunque por ahora, de forma gratuita - Azureus, con su nuevo cliente Vuze (antes Zudeo) - y aplicaciones como Democracy Player.

En este grupo también podría entrar merecidamente Joost, la famosa propuesta de los creadores de KaZaA y Skype que pretende aprovechar la potencia de las redes P2P para distribuir contenidos de vídeo con una calidad superior a la de YouTube.

Aunque aún está en una fase de beta cerrada, accesible sólo mediante invitación, ya hemos podido comprobar que la idea tiene algunas ventajas interesantes como su interactividad y su potencia como medio de ofrecer al fin una verdadera ‘televisión a la carta'.

Obviamente, esos usos ‘legales' no son los únicos que han aparecido en Internet: desde hace varios meses han aflorado servicios TVP2P que permiten, por ejemplo, no perderse un partido de la liga española de los que se emiten por PPV.

Aplicaciones como TVants, PPLive, SopCast o PPStream se están haciendo un hueco importante entre un nutrido grupo de internautas. A pesar de las desventajas de estos sistemas - ciertos retrasos en la emisión, calidad algo limitada según nuestro ancho de banda - y de su propio halo de ilegalidad, las aplicaciones triunfan en Internet.

Buena muestra de ello son dos portales que dan todo tipo de información a la hora de hacer uso de estos programas. RojaDirecta y TVMix son dos fuentes de información muy importantes en los que encontraremos todo lo necesario para aprovechar esos recursos.

3. IPTV

No son ni de lejos las únicas opciones, tal y como han demostrado las grandes operadoras telefónicas. Nuestro país es un excelente ejemplo de la llegada y expansión de la llamada IPTV, que no es más que la transmisión de la señal de televisión a través de las mismas redes que ahora nos dan banda ancha.

El mejor ejemplo de estos servicios lo representa Imagenio, la oferta de Telefónica que está siendo contrarrestada por Jazztel con su Jazztelia TV y con Orange TV, la propuesta poco conocida de la recién llegada Orange.

Aún así, la interactividad que prometían estos servicios no es tan elevada como se esperaba, y en realidad nos estamos encontrando con servicios que únicamente representan una alternativa interesante al cable o al satélite, pero cuyas programaciones son fijas y establecidas.

Al borde de la legalidad

La delgada línea de lo que es legal y lo que no lo es parece mucho más endeble en el caso de las mencionadas aplicaciones TVP2P.

De hecho, ocurre con servicios como YouTube y otros portales similares: los responsables de publicar el contenido protegido online no están siendo acusados por dichos servicios: todas las culpas se las lleva el servicio, como demuestra la reciente demanda multimillonaria de ViaCom a YouTube.

En el caso de esos famosos partidos de PPV a los que cualquiera puede acceder con una conexión de banda ancha y un cliente como TVants o PPLive podríamos hablar de un caso similar: el contenido está ahí, y la responsabilidad es de quien lo ha publicado - en muchos casos, esas emisiones se retransmiten desde servidores chinos -.