«Da ganas de llorar vivir el Bando con este tiempo»
Concepción Rochel.
Las Fiestas de Primavera de Murcia estaban ayer por la mañana deslucidas por la amenaza de lluvias, que aguaron la Semana Santa. Aun así, ayer las barracas de las peñas huertanas intentaban continuar con la tradición el día del Bando. Concepción Rochel, la cocinera más veterana de la peña La Librilla, dio de comer a los murcianos y nos cuenta su experiencia.

¿Cómo se vive una mañana del Bando en la que no aparece el sol en el cielo?

Muy mal, da ganas hasta de llorar por vivir un Bando con este mal tiempo. A las 10.00 horas del año pasado había mucha más gente que hoy al mediodía. La falta de sol ahuyenta a la gente, que no sale.

¿Han tenido problemas por la lluvia estos días?

La verdad es que las peñas nos sentimos abandonadas por las autoridades municipales. Hemos tenido que comprar hasta el chinarro y por aquí no ha pasado nadie a preguntar cómo nos encontramos. En el paseo del Malecón están mucho peor y están amargados.

Al menos sabe que es el día propicio para hacer migas...

Pero no sólo migas, para las que vamos a emplear 12 kilos de harina, vamos a cocinar cinco paellas y tenemos preparada una olla de cerdo.

¿Cree que los jóvenes siguen la tradición culinaria?

Por eso no tenemos problemas. A los jóvenes les gusta la comida de la huerta y hay chicas que cocinan hasta mejor que las más veteranas.

Más complicado es decirles que no se emborrachen...

Contra eso es muy difícil combatir. Muchos jóvenes han creado una moda de tener que pasarse con el alcohol el día del Bando de la Huerta. Igual que con el traje regional: han sustituido las esparteñas por las zapatillas de deporte.

Bio. Concepción Rochel tiene 63 años, de los que 30 los ha pasado vinculada a la peña huertana La Librilla.