La pobreza les vuelve a dejar helados
Protestan ante la sede del Gobierno vasco en Bilbao (R.B.)