El Arzobispado de Madrid mantiene su decisión de cerrar la iglesia roja de Entrevías como lugar de culto y derivar a los fieles a las parroquias de San Francisco de Paula y Santa Eulalia de Mérida, según explicó ayer un portavoz, que no quiso comentar la misa masiva en la iglesia el Domingo de Resurrección.

La Iglesia jerárquica se mantiene en sus ideas para demostrar que manda

Dos especialistas en religión, el teólogo Enrique Miret Magdalena y el profesor de la Universidad Francisco de Vitoria José Ángel Agejas, difieren en su lectura de la decisión arzobispal.

Miret Magdalena asegura que es "una exageración" y está seguro de que el Arzobispado no dará marcha atrás: "La Iglesia jerárquica se mantiene en sus ideas para demostrar que manda".

Por su parte, el profesor Agejas valida la decisión del Arzobispado en cuanto que "defiende la integridad de la celebración de la liturgia y la catequesis ante unos abusos que ofenden a muchos creyentes"

Cáritas, que se hará cargo de la iglesia como centro social, aseguró ayer que su deseo es que los sacerdotes sigan realizando sus mismas tareas en la iglesia.