Con esta ley, Simancas se compromete a dar una casa a todos los madrileños cuya renta anual no supere en 3,5 veces el salario mínimo (28.775 euros). Además de esta ley, el programa de Simancas contempla la construcción, la próxima legislatura, de 108.000 viviendas protegidas, con precios desde 95.000 euros, y un parque público de 40.000 pisos en alquiler, con mensualidades desde 210 euros, y la creación de una línea regional de ayudas al arrendamiento para jóvenes, que rondaría los 3.000 euros al año.