El inusual incidente se produjo el pasado lunes, en las afueras de Elche, donde la Guardia Civil de Tráfico estableció un control policial que el vehículo se saltó.

Los agentes comenzaron la persecución y se estableció un dispositivo en la carretera CV-86, a la altura de la avenida de la Unesco. El vehículo llegó a la glorieta a gran velocidad y entonces comenzó la persecución por varias calles de la ciudad, donde el conductor del coche puso en peligro la seguridad del resto de vehículos.

La persecución finalizó cuando el coche se metió en el garaje de un edificio. El conductor, al verse acorralado, arremetió contra uno de los agentes, al que atropelló para poder seguir la fuga. Los agentes lograron detener a sus ocupantes, que la emprendieron a patadas y puñetazos con ellos.