«Tres meses después de su alto el fuego unilateral, ETA comenzó a emplear Taldes Y (grupos de reserva) para ejecutar un alto número de atentados de baja intensidad para mantener la presión sobre el Gobierno español y demostrar a sus simpatizantes su determinación en la lucha por sus objetivos», indica el documento, elaborado con los datos de las investigaciones realizadas en los países afectados. En él se contabilizan 144 ataques de «separatistas vascos» en España y Francia en 2006.
Europol constata también que estos grupos denominados Taldes Y emplean técnicas de guerilla urbana y que, aunque suspendieron su actividad tras el alto el fuego de ETA, a finales de junio «aceleraron su campaña terrorista» ampliándola a 37 ciudades.

El informe recoge asimismo un aumento de la acción de «grupos nacionalistas-separatistas gallegos» en Portugal y en la frontera con España. En el conjunto de la UE, los terroristas de índole independentista perpetraron en 2006 un total de 424 atentados.