En las próximas semanas comenzarán las expropiaciones para acondicionar la zona, con una extensión de casi 300.000 metros cuadrados. El mayor problema reside en el elevado número de propietarios de las fincas de las Brañas, por lo que el parque no estará hasta 2009. El Ayuntamiento quiere contar con la participación de algún arquitecto de prestigio para el proyecto, cuyo contenido no está aún definido. La situación de la zona, paralela a la futura estación del AVE, convierte el plan urbanístico en punto clave para el desarrollo de Compostela.