Ahora, la Junta inicia su reparación (3 millones de euros). Es la depuradora de aguas residuales de Morón, dañada por los vertidos industriales de sosa cáustica, lejías del lavado de la aceituna y salmuera. Su rotura ha supuesto que aumentara la contaminación del río Guadaíra.