Los hechos ocurrieron a las 7.30 horas en el comedor, cuando iban a desayunar y se encontraban solos, sin guardia de seguridad cerca y sin cámaras de vigilancia.

El educador se zafó de él y le introdujo en la habitación, según explicó el miembro de UGT, Miguel Santalla.

«Se encontraban en la Unidad de Acogida donde, aunque lo hemos pedido mil veces, sólo hay un educador. Por suerte, en este ala los cubiertos son de plástico, cosa que no ocurre en otras, y el trabajador pudo evitar un mal mayor. Le ha denunciado en Comisaría por intento de agresión», aclaró.

El interno había permanecido fugado durante meses y el domingo había reingresado al centro. Ese día interno fugarse desde el patio, explicó Santalla. Mañana se concentrarán al mediodía en las puertas del Zambrana para exigir más guardias de seguridad. «No dan abasto, pero la dirección insiste en que no son necesarios más», subrayó.