El condenado convenció en 1995 a la plantilla para que pusieran 6.000 euros con el fin de reflotar la empresa y les prometió, a cambio, garantizar su puesto de trabajo y devolverles el dinero con intereses. No fue así; con los 300.000 euros pagó sus deudas y cerró la empresa.