Aznar
Aznar durante la conferencia sobre América Latina celebrada hoy en la Universidad de Georgetown. (Foto: EFE) EFE
El ex presidente del Gobierno español José María Aznar aseguró ayer que la reciente visita a Cuba del ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha sido "una calamidad para los disidentes".

"Los disidentes cubanos tienen la impresión justificada de que el Gobierno español les ha dejado tirados", dijo Aznar en la Universidad Georgetown de Washington, tras presentar un informe sobre Latinoamérica elaborado por la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), que preside.

Al Gobierno español no le interesan ni los derechos humanos ni las libertades de los cubanos

En su opinión, el reciente viaje a La Habana de Moratinos, -donde el ministro se entrevistó con el presidente provisional Raúl Castro y otras autoridades-, ha hecho que los disidentes tengan la impresión de que al Gobierno español "no le interesan ni los derechos humanos ni las libertades de los cubanos".

"Lo que le interesa es simplemente el mantenimiento del régimen y como me consta esa situación de los disidentes cubanos, lo quiero decir", precisó ante un grupo de periodistas.

Por ello, el ex presidente español ha lanzado hoy un claro mensaje de apoyo a toda la disidencia cubana y ha hecho un llamamiento a todos los españoles para que sigan su ejemplo. "Harán un bien inestimable por el futuro de la democracia en Cuba", dijo.

La visita del jefe de la diplomacia española a la isla caribeña es una manifestación de una política en relación con Cuba que, añadió, "se sustenta en el apoyo al régimen cubano y en el desprecio a los disidentes".

Para Aznar, ése "es exactamente el camino contrario al que hay que seguir en Cuba", donde "hay que apoyar la transición a la democracia".

No sé la razón por la cual hay que desear una democracia estable y libre para España y no para Cuba

"No encuentro la razón por la cual hay que desear una democracia estable y libre para España y no desearla para Cuba", según el responsable de la FAES, quien insistió en que hay que apoyar a los disidentes.

Hay que hacerlo, añadió, "porque sé que su tarea es absolutamente fundamental, porque conozco cuáles son sus problemas, porque conozco cuál es su soledad y porque la historia demuestra que sin ellos no puede existir un futuro democrático para Cuba".

Para él, "contar con los disidentes es una responsabilidad política y moral, y no contar con ellos es un gravísimo error moral y un gravísimo error político. Lo que lamento mucho es que España, el gobierno español, lo haya cometido".