Pamela Anderson
Pamela Anderson (© Korpa). © korpa

La actriz Pamela Anderson, que hace tiempo milita en las filas ecologistas y es vegetariana, extiende su lucha más allá de Estados Unidos y se dedica ahora a pedir un mejor trato para los pollos egipcios.

En concreto, defiende a los pollos que se sirven en el restaurante "Kentucky Fried Chicken" (KFC), cadena a la que Pamela y el grupo llamado PETA ("Gente para el Tratamiento Etico a los Animales") llevan boicoteando desde hace dos años.

Según un comunicado de PETA, Pamela Anderson envió un vídeo al presidente en Egipto de esta cadena especializada en pollo frito instándole a "mejorar la forma en que se crían y sacrifican los pollos para sus restaurantes".

Una decena de activistas de PETA protagonizaron hace meses una protesta callejera ante una céntrica sucursal de KFC en El Cairo. Acabaron todos detenidos por la policía sin que la mayoría de los transeúntes comprendiese por qué protestaban.

En el vídeo que la actriz ha enviado al presidente de KFC-Egipto, Pamela Anderson denuncia personalmente las condiciones de los pollos en las granjas de la famosa cadena de comida rápida y muestra imágenes del hacinamiento de los animales y de las condiciones en las que tiene lugar el sacrificio.

"Los pollos criados para KFC son alimentados y drogados para engordar de tal modo que muchos acaban cojeando bajo el peso de sus cuerpos. Cuelgan a las aves boca abajo por las patas y son estranguladas, lo que les rompe huesos y causa otras heridas", señala el comunicado de PETA.